Espacio dedicado a la fotografía

Entradas etiquetadas como ‘fotografiar’

Tutorial: Fotografiar humo


Hoy vamos a explicar la forma más adecuada de fotografiar humo. Especificaremos el material necesario y la colocación de la luz, la cámara y la fuente de humo para conseguir el resultado deseado.

Con toda seguridad, los materiales precisos los podremos encontrar sin dificultades en nuestro propio hogar.

Con este tutorial veremos lo sencillo que es obtener fotografías impresionantes y asombrosas con poco esfuerzo.

Comencemos.

Materiales necesarios.

-Un trípode.

-Un fondo negro.

-Un flash externo, o una fuente de luz fuerte.

-Barritas de incienso, cerillas o cigarros.

-Un disparador remoto.

¿Cómo conseguir el humo?

Para producir el humo suelo usar cigarros o barritas de incienso. Personalmente prefiero las barritas de incienso, puesto que me permite encender varias al mismo tiempo, y así conseguir varias fuentes de humo simultaneas.

Habrá momentos en que el humo subirá de forma regular en un solo hilo, para esto tenemos el pequeño recurso de soplar sobre la barrita de incienso para provocar su división.

Si estamos durante mucho tiempo fotografiando, la habitación donde estemos corre el peligro de llenarse de humo, así que es aconsejable ir parando de vez en cuando, para airearla y así sanear el ambiente.

Iluminación

Para iluminar el humo tenemos dos opciones. O iluminamos la escena con una fuente de luz externa (de forma lateral respecto a la cámara), o usamos un flash externo (preferiblemente con cable sincro o trigger).

Lo idoneo es colocar la fuente de luz de forma lateral y directamente hacia la zona donde hemos ubicado la fuente de humo.

Fondo

Aquí es necesario colocar un fondo completamente negro. Lo recomendable es usar algún tipo de tela negra, ya que así los posibles reflejos y destellos se verán absorbidos.

También podríamos usar una cartulina negra, pero corremos el peligro que los destellos del flash aparezcan, y obtengamos fotos con distintos niveles de iluminación.

Esquema

Este sería el esquema aproximado que quedaría al montar todos los objetos necesarios para efectuar la fotografía del humo.

Parámetros de la Cámara fotográfica

-Enfoque

Para este tipo de fotografías deberemos usar el enfoque manual. Evidentemente al ser un objeto en movimiento, el enfoque automático se nos volvería loco intentando captar el humo.

Un truco bastante útil es el de poner un objeto, como por ejemplo un lápiz, justo en la zona por donde sube el humo y enfocarlo en automático. Una vez enfocado, pasar a enfoque manual para así fijar la zona por donde tendremos el humo.

-ISO

Por norma general pondremos la ISO más baja posible, así evitaremos el molesto ruido si usamos una ISO alta, y además, al estar usando trípode y disparador remoto, no tendremos que preocuparnos por la trepidación.

-Apertura

Usaremos una apertura de diafragma lo más cerrada posible.
Pensemos que estamos trabajando con luz externa (flash o un foco) y no tendremos problemas de iluminación.
Además, el hecho de trabajar con el diafragma cerrado nos aumentará la profundidad de campo y nos permitirá solventar el problema de un objeto, como el humo, cuya trayectoria nos resulta imprevisible.

La apertura que usemos será en función al tiempo que expongamos la toma y a la distancia que estemos trabajando respecto al humo.
Personalmente prefiero trabajar con teleobjetivo, ya que desenfoca perfectamente el fondo y separa muy bien el humo respecto a la parte posterior de la escena.

—> Ahora, ya con todo montado, nos podemos disponer a fotografiar cuantas veces queramos hasta lograr el resultado deseado. Podemos jugar con el humo de la forma que nos apetezca. Poner varias barritas de incienso, soplar para provocar diferentes formas del humo al salir de las barritas, etc.

Ajustes

Es recomendable trabajar en modo RAW mejor que con JPG. Esto nos permitirá un mejor control posterior de los niveles.

Dependiendo del acabado final de nuestras fotografías, podemos tocar la exposición, contraste o enfoque.
Aquí no doy muchos datos porque cada foto es un mundo, y dependiendo de los parámetros que ajustéis en vuestras cámaras, así necesitará ser retocada para darle el acabado deseado.

Colorear el humo

Si al final queremos darle un último toque creativo a nuestras fotografías, podemos usar nuestros editores para retocar o virar los colores de la escena.

En mi caso, suelo usar Photoshop para finalizar la edición de mis fotografías.

Podemos usar múltiples acabados. Desde invertir la escena y dejar el fondo blanco, a colorear por zonas.

Si queremos invertir los colores de la fotografía, debemos (en Photoshop) seguir esta ruta Imagen>Ajustes>Invertir

Si queremos colorear por zonas, debemos ir creando capas y coloreándolas con el pincel según nuestros gustos personales.

También podemos jugar con la función tono/saturación para conseguir diferentes acabados.

Y ya está por ahora.

Tan solo me queda dejar unas fotografías como ejemplo de qué podemos conseguir con este tutorial.

Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.804 seguidores

%d personas les gusta esto: