Espacio dedicado a la fotografía

Entradas etiquetadas como ‘luz’

Tutorial: Iluminación para el retrato y colocación de las luces


Como veremos seguidamente, una óptima iluminación es básica a la hora de conseguir buenos resultados en nuestras fotografías. De imágenes completamente vulgares, podemos pasar a conseguir magníficas fotografías.
En este tutorial estudiaremos la mejor forma de colocar nuestras fuentes de luz para conseguir excelentes resultados.

De la cantidad de luz y de la posición desde la que incida dependerá el aspecto general que consigamos. Dependiendo de donde coloquemos la fuente de luz, podremos resaltar aquellos aspectos o detalles que queramos, o podremos ocultar aquellos que no deseemos que aparezcan o resalten.
No debemos olvidar también que, según sea la dirección de nuestra fuente de luz, conseguiremos una sensación de volumen, mayor o menor intensidad en los colores y texturas diferentes.
Por norma general usaremos dos fuentes de luz para efectuar nuestras fotografías de estudio.
Tendremos una primera luz, que será la que predominará en la escena, y que llamaremos luz principal y otra fuente de luz que se encargará de rellenar las sombras que la primera no haya podido cubrir, y que llamaremos luz de relleno.
La luz principal modela y define el objeto fotografiado.
La luz de relleno tiene como objetivo eliminar la sombra intensa de la luz principal, y también reducir el contraste creado por ésta.

La luz la podemos obtener de forma natural o artificial.
La primera es bastante difícil de dominar, puesto que varían sus parámetros constantemente (temperatura, dirección, color…) y nos tendremos que adaptar a ella sobre la marcha. La artificial nos permitirá trabajar sin estas dificultades pero, evidentemente, resultará más costosa al tener que comprar un estudio fotográfico.
La posición en que coloquemos las luces parece una tarea sencilla para fotógrafos experimentados, pero para los que hacen sus primeros pinitos en fotografía este tutorial le resultará de gran ayuda.
Hay que apuntar, que no hay una manera única y exclusiva de colocar nuestras fuentes de luz. Hay posibilidades infinitas. Tantas como creatividad tenga el fotógrafo.

Tenemos múltiples tipos de iluminación. Ahora pasaremos a clasificarlas según su posición y naturaleza.

Según la posición tendremos:

Luz frontal
En este tipo de iluminación la fuente de luz se coloca detrás, y sobre el fotógrafo, y enfocada directamente al objeto/sujeto.

Debido a la cercanía entre la fuente de luz y el objeto, obtenemos fotografías planas con poca textura, escasas zonas sombreadas y sectores demasiado iluminados. Aunque conseguimos aumentar la cantidad de detalles que podemos observar del objeto. Es recomendable rebotar la luz principal contra el techo para atenuar el efecto de luz plana, y evitar fondos muy reflectantes, ya que éstos producirían reflejos indeseados.

Luz lateral

Es este tipo de iluminación la luz incide en el objeto de forma lateral. Normalmente con un ángulo de 90º en relación a la linea recta imaginaria que forma el fotógrafo y el objeto fotografiado.  En esta iluminación colocamos la fuente de luz a un lado del fotógrafo para conseguir una zona con una fuerte iluminación y la contraria con un contraste marcado de sombras.

En este tipo de iluminación, conseguimos un contraste extremo entre las zonas iluminadas y las que no lo están.  La luz es dura y las sombras excesivas, por eso es recomendable colocar una luz de relleno en el lado contrario para atenuar estos contrastes.

Luz semilateral

En este tipo de iluminación la luz principal incide en el objeto de forma diagonal. La luz se coloca en una posición intermedia entre la iluminación frontal y lateral, en unos aproximadamente 45º.

Esta iluminación es la más aconsejable puesto que las sombras que se consiguen favorecen la profundidad, dando más perspectiva, y las texturas ganan riqueza en sus matices.
Esta sería la colocación más clásica y utilizada por los fotógrafos.

Contraluz

En este tipo de iluminación, la fuente de luz principal está detrás del objeto y de frente al fotógrafo.

Con esta ubicación de la luz principal detrás del objeto fotografiado, se consiguen imágenes artísticas, en que priman las siluetas muy contrastadas.
Se anulan prácticamente los colores y obtenemos zonas o muy claras, o muy oscuras. También conseguimos “separar” el objeto del fondo.

Semicontraluz

En este caso, la iluminación es una forma intermedia entre el contraluz y la luz lateral. Tomando una linea recta imaginaria entre el sujeto y el fotógrafo, esta iluminación estaría ubicada en unos 135º.

En este tipo de iluminación, conseguimos que la luz resalte las texturas y la perspectiva en el objeto. También conseguimos fotografías artísticas con siluetas en alto contraste.

Luz cenital (o picado)

En esta iluminación la luz proviene de la parte superior. Hay que tener en cuenta que este tipo de iluminación produce sombras duras y verticales, y zonas con iluminaciones excesivamente claras. Se suele usar para iluminar planos generales.

Normalmente este tipo de iluminación no se suele utilizar en estudio.  Su uso más frecuente es en exteriores, aprovechando la luz natural del día.

Iluminación contrapicada

Esta iluminación es justo la contraria a la cenital. La fuente de luz incide en el objeto desde abajo hacia arriba.

Las fotografías tomadas con esta técnica produce sombras e iluminaciones antinaturales, sobre todo en retratos de la cara, ya que resalta e ilumina zonas que normalmente se aprecian sombreadas. Este tipo de iluminación se utiliza mucho en fotografías que pretenden ser inquietantes y misteriosas.

Tampoco debemos olvidar otros tipos de iluminación que nos resultarán fundamentales para conseguir una fotografía correcta. Estamos hablando de la luz ambiente, luz de perfilado y contorno, y luz de ojos.

La luz de ambiente, también llamada luz de fondo, es la que conforma el ambiente que rodea al objeto o al sujeto. En fotografías de exterior suele ser la luz que obtenemos de forma natural. En fotografías de estudio, es la luz que obtenemos mediante la luz cenital o rebotando la luz sobre un techo de color blanco.

La luz de perfilado o contorno, es la luz que vimos antes y que hemos llamado semicontraluz. Ésta nos sirve para perfilar al objeto. También se suele conocer como contraluz de 3/4.

Por último, tenemos la luz de ojos. Esta iluminación nos permite reforzar la iluminación en los ojos del sujeto. Por norma general se suele conseguir con pequeños proyectores dirigidos directamente a los ojos del sujeto fotografiado.

Ya hemos visto la importancia de la iluminación a la hora de conseguir fotografías correctas.  Ahora tan solo queda experimentar y ver los resultados.


Nube de etiquetas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.761 seguidores

%d personas les gusta esto: