Espacio dedicado a la fotografía

Entradas etiquetadas como ‘articulo’

Artículo: Guía legal para fotógrafos (breve)


1- Fotografías de personas.

a- Aspectos generales:

La imagen de una persona, su representación física, se considera como un dato de carácter personal puesto que permite identificar a la persona concreta. (art. 3 LOPD)

Así lo ha señalado reiteradamente la Agencia Española de Protección de Datos y numerosas sentencias del Tribunal Constitucional, que han establecido que el derecho a la propia imagen atribuye a su titular la facultad de evitar la difusión incondicionada de su aspecto físico, ya que constituye el primer elemento configurador de la esfera personal de toda persona, en cuanto instrumento básico de identificación y proyección exterior y factor imprescindible para su propio reconocimiento como sujeto individual como reconocen las Sentencias del Tribunal Constitucional 231/88, 99/94, y 81/2001 entre otras.

El derecho a la propia imagen aparece regulado en la Ley Orgánica 1/1982 de de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

Esta ley establece que para la toma de imágenes de una persona será necesario su consentimiento expreso (art. 2.2). Con expreso no necesariamente se refiere a escrito, pues una persona que mira a la cámara y conoce y es consciente de la toma de la fotografía se deduce que consiente a la realización de la misma.

Por lo tanto, como regla general no puede fotografiarse a terceras personas, aunque posteriormente veremos los supuestos en que esto es matizable, tal y como se recoge en el artículo 7.5 LO 1/1982 que considera una intromisión ilegítima la captación de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ella, excepto lo previsto en el artículo 8.2.

b- Imágenes de menores:

Como se ha visto es necesario autorización de la persona fotografiada, en el caso de los menores de edad, 18 años, se permite que estos puedan consentir de acuerdo a las condiciones establecidas en el Código Civil. En general a partir de los 12 años (art 159 CC) se puede considerar que pueden prestar el consentimiento a estos efectos.

En el caso de menores o incapaces el consentimiento deberá otorgarse por escrito por los representantes legales del menor y notificado a la fiscalía que deberá resolver en el plazo de ocho días sobre el uso de la imagen del menor.

Esto es, no tanto para la mera toma de la imagen, sino para el consentimiento en el uso posterior de la misma de acuerdo a lo que dispone la LO 1/1982, como por ejemplo con fines publicitarios, al igual que para el resto de las personas.

c- Imágenes “privadas”:

Hay que tener en cuenta a la hora de realizar la fotografía que otra norma que protege la intimidad de las personas, la LOPD, excluye del ámbito de aplicación de la norma los ficheros de datos personales en su ámbito privado o doméstico (art. 2.2), por lo que la mera realización no plantea problemas siempre que las fotografías no se difundan de alguna manera y no seamos profesionales, en cuyo caso deberemos cumplir con lo que establece la citada norma.

También es importante señalar que, lógicamente, está vetada la toma de fotografías en el interior de un domicilio sin consentimiento de la persona o si la misma no conoce nuestra presencia. Sucede al igual que con las grabaciones.

Con carácter general esto se reputa de todos los ámbitos que puedan considerarse privados o susceptibles de formar parte de la vida privada de las personas.

Sin embargo, cuando uno participa de una conversación se despoja de su intimidad para con su interlocutor, así lo han señalado los Tribunales (STS 7-II-1992, 883/1994, 178/1996, 914/1996, 702/1997 y 286/1998):

“[…] la grabación de una conversación que tiene lugar entre dos personas y que uno de los intervinientes desea conservar para tener constancia fidedigna de lo tratado entre ambos, no supone una invasión de la intimidad o espacio reservado de la persona ya que el que resulta grabado ha accedido voluntariamente a tener ese contacto y es tributario y responsable de las expresiones utilizadas y del contenido de la conservación, que bien se puede grabar magnetofónicamente o dejar constancia de su contenido por cualquier otro método escrito. Cuando una persona emite voluntariamente sus opiniones o secretos a un contertulio sabe de antemano que se despoja de sus intimidades y se las trasmite, más o menos confiadamente, a los que les escuchan, los cuales podrán usar su contenido sin incurrir en ningún reproche jurídico.”

Consecuentemente lo mismo podría predicarse respecto de la imagen fotográfica y la persona con la que estemos hablando tome imágenes nuestras.

d- Excepciones:

Aunque el derecho a la propia imagen es un derecho fundamental reconocido por la propia Constitución, artículo 18.1, lo cierto es que la ley orgánica que lo desarrolla preve una serie de excepción al principio general antes señalado.

Así por ejemplo se puede tomar la imagen de terceras personas en la vía pública si se puede apreciar un interés científico, histórico o cultural relevante (LO 1/1982, art. 8.1)

Esto puede darse con ocasión de las exposiciones de fotografías antiguas, de estudios de antropología o como se comentaba, con los concursos de fotografía, por poner un ejemplo de cada uno de los casos que reconoce la ley.

Lógicamente hay que ser capaces, dentro de un marco razonable, de ponderar la presencia de estos intereses y el respeto al derecho a la intimidad.

Así parece razonable que fotografiar a un artesano que se encuentra en plena calle realizando sus labores, como se planteaba pues podría acreditarse un interés en conservar la forma de trabajar artesana concreta y no tanto la imagen propiamente dicha del artesano.

Además lo habitual será que este sea consciente de la toma de la imagen, generalmente realizada a corta distancia por lo que podrá oponerse si considera que sus derechos pueden ser vulnerados.

Otra cuestión sería la entrada en el taller sin su consentimiento y la posterior toma de imágenes.

1- Imágenes de personas de relevancia pública

No se considera intromisión ilegítima la toma de imágenes y su uso posterior de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público. (art. 8.2 LO 1/1982)

Una persona conocida no puede, por tanto, oponerse a que su imagen sea tomada por un fotógrafo, al que si puede hacer una persona anónima en la calle.

Sin embargo, como ya expuse, incluso en lugares abiertos al público se puede considerar la existencia de un espacio de intimidad a respetar como sucede, por ejemplo, con las playas nudistas.

“La confianza en que dicha libertad será debidamente respetada, permite a los seguidores del movimiento nudista desarrollar las actividades que consideran oportunas en la forma que creen más adecuada, configurando así un ámbito de privacidad absolutamente legítimo dentro del cual pueden, perfectamente, decidir si autorizan o no la obtención o la reproducción de su imagen.”

2- Información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público

No se reputa como una intromisión ilegítima la toma de imágenes de terceras personas con motivo de un suceso o acaecimiento público y las personas que aparezcan lo hagan como meramente accesorias.

Es decir que si son las fiestas de un pueblo, lógicamente saldrán personas que participan de la misma, pero su imagen es meramente accesoria respecto de la necesidad de informar de la concentración y por lo tanto sus derechos no se verían vulnerados por esa aparición, ya que lo relevante será el hecho y no la persona que aparece reflejada.

3- Imágenes “accidentales”

Aunque no está expresamente señalado por la LO 1/1982 hay que considerar los supuestos en que por realizarse una imagen a una persona concreta en la vía pública se toma la imagen de una tercera que no ha prestado su consentimiento.

Lógicamente, tampoco se puede impedir que si vamos con la familia a visitar un monumento, como por ejemplo el palacio real o el museo del Prado, esperemos a que no salga nadie al fondo para poder tomar la imagen.

Este supuesto sería enmarcable en el anterior, en el que la imagen de la persona que aparece al fondo es meramente accesoria, si bien podrían darse problemas si la imagen se difunde por internet, ya que en puridad no existe título legal habilitante ni para la toma, ni mucho menos para la difusión. En este caso debería apelarse al sentido común.

En el caso de ámbitos que los tribunales reconocen como especiales, aún estando en la vía pública (las playas nudistas por ejemplo) se debería tener una especial consideración a favor de la intimidad y en supuestos como la fotografía en una fila para un espectáculo como una excepción.

2- Fotografías de lugares:

Uno de los problemas más frecuentes para los fotógrafos son las cortapisas a la fotografía de lugares determinados. Generalmente cuando se fotografía un edificio concreto o una obra arquitectónica.

La fotografía de calles, espacios naturales y de otras formaciones naturales o artificiales no suelen ser problemáticas, así básicamente los problemas aparecen cuando se fotografía algo susceptible de ser considerado una obra en los términos de la LPI.

La fotografía en ese caso, en los términos de la LPI, consiste en un acto de reproducción de una obra y en principio debería contarse con la autorización del titular de los derechos de la misma para poder reproducirla.

Sin embargo nuestra ley permite la reproducción de las obras situadas permanentemente en parques, calles, plazas u otras vías públicas. (art. 35 LPI)

Sin embargo si puede ser problemático acceder a una determinada localización para obtener la fotografía concreta que queremos, pues en este caso chocamos con el derecho a la propiedad y puede sernos exigido un permiso para acceder a la propiedad.

Pero desde la vía pública, se pueden realizar fotografías sin ningún tipo de impedimento.

También el mismo artículo 35 permite que se fotografien las obras que sea con motivo de informaciones sobre actualidad, siempre que se haga en la medida que justifique la finalidad informativa.

3- Derechos del fotógrafo

La ley de propiedad intelectual reconoce la existencia de dos tipos de imágenes tomadas por procedimientos fotográficos, las fotografías (como obras del intelecto) y las meras fotografías, como algo protegido pero que no alcanza el valor intelectual de las primeras.

En las primeras hay un trabajo de la composición y son el resultado de la aplicación de criterios creativos y las segundas son simplemente el disparo de la cámara sin esa intención o cualidad.

Como ven valores difícilmente apreciables que han quedado, por desidia del legislador, al arbitrio de los jueces y tribunales.

En el primero de los casos el fotógrafo es autor con todas las consecuencias previstas en la LPI y en el segundo caso únicamente se le reconoce sus derechos por un periodo limitado a 25 años y únicamente los derechos de reproducción, distribución y comunicación pública, no así por ejemplo el derecho de transformación.

Artículo cortesía de David Maeztu, publicado en su blog http://derechoynormas.blogspot.com/, concretamente en la entrada Guía legal (breve) para fotógrafos

Artículo: ¿Puedo hacer esa fotografía?


Para los fotógrafos aficionados, a veces nos surgen dudas sobre si es legal hacer tal o cual foto. En este texto se te explica con mucha claridad si puedes hacer fotos a aviones, aeropuertos, agentes de la autoridad, en centros comerciales, lugares públicos…

1.- ¿Pueden las fuerzas del orden hacernos borrar las imágenes de nuestra tarjeta de memoria o velar el carrete?

NO. Bajo ningún concepto. El único que puede ordenar la destrucción de la propiedad decomisada es un juez. Y para eso antes tiene que ser decomisada y por tanto constar en un informe y existir una denuncia.
La tarjeta de memoria es propiedad privada así como lo es un carrete. El contenido de la tarjeta de memoria y las fotos de un carrete, además de ser de propiedad privada, están sujetas a la ley de propiedad intelectual.
¿Que hacer si nos pasa? Recordadle al agente que el contenido de la tarjeta o del carrete es de propiedad privada. Ordenar la destrucción de propiedad privada es ilegal. Solo se pueden destruir los bienes decomisados y siempre por orden de un juez tras ser demostrado el delito penal y demostrada la peligrosidad o posible mal uso del bien decomisado. Esa función corresponde exclusivamente a un juez excepto en el caso de armas y explosivos. Eso quiere decir que el borrado de la tarjeta podría ser denunciable por el artículo 508 del código penal, “La autoridad o funcionario público que se arrogare atribuciones judiciales o impidiera ejecutar una resolución dictada por la autoridad judicial competente, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año, multa de tres a ocho meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.”
Acto seguido, dadle vuestros datos, pedidle que os denuncie y que en caso de ser oportuno os detenga, ya que la “resistencia a la autoridad” es lo único que puede alegar y así tampoco podrá (y si lo hace será detención ilegal… ya que no hay delito).
Eso sí… en caso de que no veáis otra salida más que el borrado, dadles la cámara y que ellos pulsen el botón de borrado, porque de lo contrario, podrían decir que lo borrásteis voluntariamente y así cometen el delito contra la propiedad intelectual. Y siempre con testigos, porque un agente de la autoridad tiene presunción de veracidad, es decir, si es su palabra contra la tuya, él gana.

2.- Si estoy fuera del aeropuerto y hago fotos al interior… ¿es legal?
Si es legal. Cualquier prohibición de realizar fotografías en un recinto no es aplicable fuera del recinto, apuntes a donde apuntes la cámara. Si estoy fuera del aeropuerto, puedo hacer fotos a cualquier cosa que se vea desde fuera. Como ejemplo, los guardias civiles*(1) que vigilan el congreso de los diputados. Os invito a cualquiera que sea de madrid a ir y preguntarles.

3.- ¿Es legal hacer fotos a un guardia civil u otra fuerza de seguridad o a alguno de sus vehículos?
Si. Eso no quita que por cortesía, se les debería informar (no pedir permiso, informar). En el caso que estén en acto de servicio en un lugar público, sí que es lícito fotografiarles puesto que son personas en lugar público ejerciendo un cargo público y se aplica la ley 1/1982 artículo 8a.

4.- ¿Puede venir alguien que no se identifique o se identifique como una fuerza de seguridad no española e impedirme hacer fotografías?
NO. Según la ley 2/1986 solamente Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dependientes del Gobierno de la nación, los Cuerpos de Policía dependientes de las Comunidades Autónomas y los Cuerpos de Policía dependientes de las Corporaciones Locales son fuerzas de seguridad y tienen potestad para hacer cumplir la ley.
Los miembros de los cuerpos de seguridad extranjeros en España no pueden aplicar ninguna ley española si no van acompañados de un agente de la autoridad de una de las fuerzas recogidas en la ley 2/1986, y además solo pueden realizar detenciones civiles según lo estipulado en el artículo 490 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, es decir, son ciudadanos normales.
Si os intentan impedir lo que sea y estáis fuera del recinto del aeropuerto, llamad a la policía nacional, local o a los mossos, ya que es su jurisdicción.

5.- ¿Es legal hacer fotos dentro de un aeropuerto?
En contra de la creencia popular que es que no, el caso es que en un lugar público, es legal hacer fotografías puesto que ninguna ley lo impide.
Lo que sí es cierto que muchos organismos hacen, es que es necesario un permiso e incluso pagar una tasa por hacer fotografías en el interior, alegando las molestias, pero eso solo es legal si montas un trípode. Eso por ejemplo lo hace AENA que te cobra 3000 euros diarios por hacer una sesión de fotos en el interior de un avión, o el ayuntamiento de Barcelona que te cobra 359 euros por hacer fotografías en la vía pública si necesitas montar un trípode o luces (en realidad solo lo aplican a publicidad, por suerte). Pero si uno va con la cámara en la mano, en una dependencia pública, puede hacer lo que se le antoje. Curiosidad: las tasas por grabar o hacer fotos en NY son CERO.

6.- ¿Puede alguien ponerme la mano delante del objetivo de mi cámara?
NO. Ni siquiera un agente de las fuerzas del orden a menos que me esté deteniendo. Y si te tocan la cámara, es una AGRESIÓN y es denunciable.

7.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, etc impedirme hacer fotografías en un lugar público?
NO. En ningún caso.

8.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, etc impedirme hacer fotografías en un recinto privado, por ejemplo, un centro comercial?
Tema interesante… un centro comercial es un recinto privado que pertenece a una empresa, pero… mientras está abierto al público y no se requiere de identificación para entrar, tiene la condición de recinto público, así que se aplica el punto anterior.

9.- ¿Entonces, si me dicen que un aeropuerto es de AENA y por tanto un recinto privado y por eso no puedo hacer fotos?
Desde el punto de vista de la propiedad del mismo, puede ser de titularidad privada, pero en las zonas donde no se requiere identificación para entrar, es un recinto público y se aplican las normas como tal. Sí, es así… es decir, podría entrar al Corte Inglés y hacer fotos a todo, porque mientras esté en horario de atención al público y no use un trípode, puedo hacer lo que me de la gana con la cámara.

10.- Entonces, ¿puedo ir por un aeropuerto impunemente haciendo fotos a todo?
NO. No por todo el aeropuerto. Las zonas con acceso restringido NO tienen carácter de espacio público y por tanto, la entidad o empresa propietaria es la que autoriza a hacer fotografías. Eso por ejemplo, afecta a las pistas, que son de acceso restringido. Tampoco se aplica a las zonas en las que debes llevar un título de transporte o billete. Por ejemplo, podemos hacer fotos en el vestíbulo del metro, pero requerimos de autorización una vez pasadas las taquillas. También se requiere autorización, por ejemplo, en el interior del avión o en la puerta de embarque porque no se consideran zonas públicas sino de acceso restringido, aunque ahí la normativa no se suele aplicar.

11.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, agente de la autoridad, etc impedirme hacer fotografías desde un lugar público hacia un recinto privado?
NO. Bajo ningún concepto. Sin excepción.

12.- ¿Puede un agente de las fuerzas del orden echarme de un lugar público por estar haciendo fotos?
No. Al menos, no por hacer fotos. Lo que sí puede hacer un agente es aplicar el artículo 19 de la ley 1/1992, que dice “Los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán limitar o restringir, por el tiempo imprescindible, la circulación o permanencia en vías o lugares públicos en supuestos de alteración del orden, la seguridad ciudadana o la pacífica convivencia, cuando fuere necesario para su restablecimiento.”
Es decir, podrían alegar, por ejemplo, que por razones de “vuestra propia seguridad” debéis abandonar la zona, pero para eso deberían exponeros la razón. Y por cierto, según la ley 1/1992 sobre seguridad ciudadana, a no ser que haya un derrumbe o una pelea o una proximidad peligrosa a una carretera, no pueden echaros.

13.- ¿Y si me dicen que un edificio o avión es una marca registrada o tiene copyright?
En España un edificio o monumento no puede tener copyright. Lo intentó el PP pero no prosperó, porque entonces grabar un travelling por una calle de madrid o barcelona costaría un ojo de la cara en derechos de imagen.
En el caso de un avión, un objeto que tiene una propiedad industrial que está en un espacio público, no tiene ningún tipo de restricción.
En el caso de una marca registrada situada en un espacio público, no existen restricciones.
En el caso de propiedad intelectual, por ejemplo, fotografiar una fotografía de otro, cabe destacar que en ningún caso la toma está prohibida… sí su publicación sin autorización expresa. Pero igualmente no te pueden impedir que hagas la foto.

14.- ¿Puedo realizar fotografías desde el aire en las cercanías de un aeropuerto?
No sin autorización del organismo competente (la DGAC o AENA).

15.- ¿Y si uso una pértiga o un helicóptero RC?
Lo mismo, cualquier objeto que se eleve por encima de la valla del aeropuerto requiere autorización de la DGAC o AENA.

16.- ¿Es un aeropuerto una zona considerada como de seguridad nacional y por tanto no fotografiable?
NO. NO Y NO. No existe en España ninguna ley que prohiba a un ciudadano hacer fotografías desde cualquier lugar público. Incluso podemos hacer fotos de una comisaría o base militar sin restricción ninguna, ya que lo que sea “secreto” o “sensible” no estará ni a la vista del público ni en una zona de acceso público.
Eso sí, si vamos a hacer fotos (al exterior) de un cuartel de los mossos o algo así, es tan simple como entrar, que te tomen nota del DNI y avisarles que vas a hacer fotos. Es decir, no se trata de pedir permiso sino de informar. Todo esto es para que no nos detengan bajo el artículo 576 del código penal, “1. Será castigado con las penas de prisión de cinco a diez años y multa de dieciocho a veinticuatro meses el que lleve a cabo, recabe o facilite, cualquier acto de colaboración con las actividades o las finalidades de una banda armada, organización o grupo terrorista.
2. Son actos de colaboración la información o vigilancia de personas, bienes o instalaciones… (etc etc)”
Es decir, si te identificas voluntariamente antes de hacerlo, no puedes ser sospechoso de nada, y no te pueden impedir hacer las fotos.
Por el contrario, en el reglamento militar sí que existe un castigo para los militares que hagan fotos a instalaciones sensibles, pero es que eso existe porque se supone que sí están autorizados a acceder.

*(1) A día de hoy, la fuerza del orden que vigila el Congreso de los Diputados es la Policía Nacional.

(C) 2008 “Flatline” para Aviadores Virtuales Asociados (www.aviadoresvirtuales.org)
La reproducción total y/o parcial están permitidas expresamente por el autor, siempre que se incluya en la reproducción la leyenda del copyright sin alteración alguna. La alteración del contenido queda expresamente prohibida.

Actualización respecto a las normas que rigen en la toma de fotografías dentro de aeropuertos:

En el nuevo Programa Nacional de Seguridad, vigente desde el 1 de octubre de 2009, se han incluido las limitaciones descritas a continuación respecto a la toma de fotografías y/o grabaciones en el recinto aeroportuario.
Capítulo 2.2.1 – “Está prohibido hacer fotografías y grabaciones con cualquier medio dentro del recinto aeroportuario, salvo autorización expresa de la Autoridad Aeroportuaria, en las siguientes zonas:

Controles de accesos, independientemente del sistema utilizado y si está controlado con presencia de personal de seguridad o no: casetas, puertas, tornos, mostradores, controles, sistema de circuito cerrado de televisión…

Controles de seguridad de pasajeros, tripulaciones y empleados.

Zonas críticas de seguridad tales como: patios de carrillos, vías de servicio, y plataforma. Esta prohibición es específica para el personal con acreditación aeroportuaria que acceda a dichas zonas y que realice fotografías y/o grabaciones con cualquier medio en las que se muestren procedimientos, instalaciones, equipos, etc que puedan comprometer la seguridad de la aviación.”
Por tanto, no son objeto de prohibición las fotografías o grabaciones realizadas en plataforma a aeronaves, vehículos, estacionamientos… como parte de las funciones habituales del trabajador, siempre que no muestren procedimientos, instalaciones, equipos… vinculados a la seguridad aeroportuaria.
“Este apartado es de obligado cumplimiento para pasajeros y trabajadores del aeropuerto, estando exentos de esta prohibición:

El personal de seguridad contratado por el aeropuerto exclusivamente para el desarrollo de sus funciones en el propio aeropuerto.

Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Aquellas personas que cuenten con la autorización expresa de la Autoridad competente y/o aeroportuaria.”

Artículo: Lomografía


La lomografia es un movimiento creado a partir del uso de una marca especial de cámaras soviéticas.
Las cámaras LOMO.
Estas cámaras se caracterizan por ser compactas y totalmente automáticas.
Las fotografías tomadas con estas cámaras tienen unas peculiaridades que les confieren un aspecto particular.
Sobresaturación de los colores, defectos ópticos, sobreexposición, colores indefinidos, viñeteado….Todas estas características dan a las fotografías un acabado informal y despreocupado.

Características de las cámaras LOMO

-Lente: La lente de la cámara fue diseñada por el profesor Radionov. Se trata de una lente gran angular llamada Minitar 1. Esta lente intensifica los colores en el objeto fotografiado. Los colores aparecen más saturados en el centro de la foto y se da un efecto túnel, además, tenemos otro efecto de oscurecimiento en las esquinas de la imagen, produciendo un efecto parecido a un halo o viñeteado.

-Ajuste de exposición: La cámara dispone de una palanca que permite ajustar el modo en automático o manual. En el modo automático la exposición se calcula automáticamente al detectar la cantidad de luz presente en el exterior. En condiciones de poca iluminación la exposición puede llegar a ser mayor de un minuto.

-Foco: Las características del enfoque de este tipo de cámaras es muy básico. Tan sólo tiene cuatro modos de enfoque. 0,8 metros, 1,5 metros, 3 metros e infinito. Esta característica provoca que usualmente las fotografías salgan desenfocadas, cosa que les confiere un acabado particularmente artístico.

Las reglas de la lomografía son 10.

Son estas:
1. Lleva siempre la cámara contigo.
2. Utilízala de día y de noche.
3. Lomografiar no interrumpe tu hacer cotidiano, la pone en escena.
4. Dispara desde la cadera.
5. Acércate todo lo que puedas a tu objetivo.
6. No pienses.
7. Sé rápido.
8. No importa lo que tienes la pelicula.
9. Luego tampoco.
10. No te preocupes por ninguna de las reglas.

No pienses, ¡Dispara!

Mucha más información en Wikipedia

Pero si no disponemos de una Lomo, también tenemos la opción de crear fotos de este estilo con Photoshop.
Ahora veremos los pasos que deberemos tomar para conseguirlo.
Los valores que usemos son orientativos, puesto que lo divertido es experimentar hasta encontrar el resultado final deseado.

Comencemos…

Primero.
Una vez abierta la foto que deseamos transfomar, modificaremos el brillo/contraste de la imagen.
Para ello, seguiremos esta ruta capa>nueva capa de ajuste>brillo contraste
Dejaremos el valor Brillo en 0, y el contraste entre 15/25.

Segundo.
Tocaremos los valores de tono y saturación.
Para esto seguiremos la siguiente ruta capa>nueva capa de ajuste> tono/saturación.
Dejaremos los valores tono y luminosidad en 0, y el valor saturación entre -15/-25

Como ya he comentado antes, en el primer y el segundo punto los valores son aproximados, ya que es posible que debamos usar otras cifras para llegar al resultado deseado.

Tercero.
Realizaremos una selección rectangular con la herramienta “marco rectangular“. La selección la haremos en el centro de la imagen intentando dejar un espacio amplio hasta los bordes. Calamos las esquinas a 150px e invertimos la selección para así modificar la parte externa y no la interior. Para esto hacemos Selección>invertir

Cuarto.
Ahora modificaremos los niveles de la imagen con otra capa de ajuste.
Para ello seguimos esta ruta capas>nueva capa de ajuste>niveles
Aquí modificaremos el valor central llevándolo hasta 0,60, y dejaremos los valores de los extremos en 0 y 255 respectivamente.

Quinto.
Ajustamos la curva de color.
Como antes, seguimos esta ruta Capas>nueva capa de ajuste>curvas
Aquí dejamos el valor de salida en 170 y el de entrada en 162.

Sexto.
Aquí crearemos una nueva capa para rellenar toda la escena de color negro, para oscurecer toda la fotografía.
Seguimos la ruta Capas>nueva capa de relleno>color uniforme
Seleccionamos el color negro y aceptamos.
Posteriormente vamos a la capa creada y cambiamos el modo a Tono y con una opacidad de entre 30-40%

Y con todos estos pasos hemos conseguido una fotografía con un acabado típico de las cámaras Lomo.

Aquí podemos ver el antes y el después de una foto cualquiera, una vez retocada con Photoshop.

Antes

Después

Artículo: Una fotografía que costó una vida



Cuándo Kevin Carter hizo esta fotografía no sabía la repercusión que llegaría a alcanzar.
Su visión conmocionó a medio mundo.

Pero, situemos esta imagen en el tiempo para entenderla mejor.
Estamos en Darfur al sur de Sudán. Concretamente en el mes Marzo de 1993. El fotógrafo sudafricano Kevin Carter viaja a la zona para realizar un reportaje sobre el movimiento rebelde de la región.
Al toparse con la cruda realidad del hambre y miseria en que estaba sumida la población, decide cambiar su objetivo inicial y retratar las penurias de sus habitantes.

La historia nos cuenta que Kevin Carter estaba fotografiando en la aldea de Ayod cuando vio caminar a una niña de unos cuatro o cinco años. Se dirigía a un centro de refugiados, probablemente a pedir ayuda y alimentos.
Cuando le faltaban escasos metros, su frágil cuerpecito dijo basta.
Se dejó caer.
Un buitre que contemplaba la escena se acercó y esperó el más que probable fatal desenlace.
Carter, según explicó tiempo después, esperó unos veinte minutos a que el buitre desplegara sus alas para conseguir una foto más impactante. Disparó unas cuantas fotos y permaneció en el lugar.
Al final, según Carter, la niña pudo reanudar su camino y el buitre se alejó de la escena.
El fotógrafo acabó sentado debajo de un árbol llorando por la escena que acababa de contemplar.

La polémica saltó cuando esta foto fué publicada, el 26 de Marzo del mismo año, en el New York Times.
Oleadas de personas criticaron la actitud de Kevin Carter, a pesar de tener órdenes expresas de no mezclarse con la población local por el riesgo de contraer enfermedades.

La fotografía fue tan importante que hizo que el fotógrafo consiguiera el premio Pulitzer de fotografía el año 1994.
Sus palabras al recoger el premio fueron estas “Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña“.

Profundicemos un poco más en la biografía de Kevin Carter para conocer mejor su trayectoria.

Carter nació en Sudáfrica en 1960, y a los 23 años empezó a trabajar como fotógrafo deportivo en un periódico local. En 1961, al estallar las revueltas raciales de 1984, fichó por otro periódico y comenzó a documentar los desmanes y asesinatos del apartheid.
En poco tiempo Kevin Carter, Ken Oosterbroek, Greg Marinovich y Joao Silva (todos fotógrafos blancos) conformaron el conocido Bang Bang Club y se hicieron un hueco en la historia del fotoperiodismo.
Lograron documentar, arrisgando sus vidas, la violenta ola de disturbios en Sudáfrica, algo que hasta ese momento solo habían conseguido reflejar unos pocos fotógrafos negros.
Las escenas que lograron captar estaban llenas de una violencia tal que muchas fueron objeto de la censura en el propio país, y que solo fueron publicadas en el extranjero.
Esta osadía les llevó más de una vez a dar con sus huesos en el calabozo.

Joao Silva acompañó a Carter a Sudán, dónde tomó la escena de la cual hablábamos al principio del artículo.
Después de dicha foto, Silva comentó que Carter cayó en una profunda depresión. Depresión que acabaría siendo decisiva en el triste final del reportero.

La fotografía de la niña, como comentaba antes, le supuso ganar el Pulitzer y que la prestigiosa agencia Sygma le contratara como uno de sus reporteros.
Pero esta fama inesperada y efímera, sumada al acoso por parte de la opinión pública, hizo que tomara una trágica decisión.
Dos meses después, aparcó su furgoneta junto al río en el que solía jugar de niño, conectó una manguera al tubo de escape y se suicidó.
Una vida truncada a los 33 años.

Diez años observando en primera linea hasta que punto el hombre ejerce la violencia contra sus semejantes, y sobre todo la muerte de su mejor amigo, Oosterbroek, durante unos disturbios que él mismo había fotografiado antes (en los que también fue herido Marinovich), hicieron que tomara esa trágica y drástica decisión.

Una vida dedicada a mostrarnos nuestras vergüenzas a través de sus fotografías.
Una imagen que nos golpeó a todos profundamente en el corazón.

Artículo: ¿Qué es la distancia hiperfocal?


La distancia hiperfocal se podría definir como la distancia de enfoque con la que conseguiremos la máxima profundidad de campo.
Dicho esto, también nos convendría tener claros algunos conceptos que nos ayudaran a asimilar con mayor facilidad la idea general del significado de hiperfocal.

Pensemos, por ejemplo, que mientras más abierto está el diafragma (f/2.8, f/4 …), la curvatura de la lente se capta mucho más y por lo tanto los objetos en primer y último plano, aparecen más desenfocados. Al contrario, cuanto más cerrado el diafragma (f/22, f/32…), menos se capta la curvatura de la lente y más planos enfocados y nítidos se consiguen.

Por lo tanto, lo idoneo para conseguir la máxima profundidad de campo, cuando tenemos dos o más puntos de interés en la misma fotografía, es encontrar la apertura de diafragma intermedia que permita el máximo enfoque y nitidez de ambos planos (eso es la hiperfocal).
Pensemos por ejemplo en fotografiar a una persona con un paisaje de fondo.
Si enfocamos la persona el fondo sale desenfocado, si enfocamos el fondo es la persona la que sale poco nítida.
Es por ello que tenemos que encontrar la forma de encontrar dicha hiperfocal.

Otra forma de denominar la hiperfocal sería: La distancia más corta respecto de la cámara en la que el sujeto o motivo del primer plano se reproduce con nitidez en la imagen cuando también está enfocado el plano situado en el infinito.

Jugando con las aperturas de diafragma y el anillo de enfoque podemos conseguir la máxima profundidad de campo, pero ¿Cómo conseguimos saber dicha distancia?

Hay diferentes formas de conseguir ese dato.
Una de las formas es obtener una tabla correspondiente a nuestra cámara fotográfica y cruzar los datos.
Para ello podemos descargar desde aquí un programa llamado DOFMaster. Este programa te permite hacer una tabla personalizada, dependiendo de tu objetivo y cámara, y poder imprimir los resultados, para así llevarlos contigo cuando salgas a fotografiar.
En el programa, una vez descomprimido e instalado, has de introducir:
-En qué tamaño deseas imprimir el resultado.
-Rango en milímetros de tu objetivo.
-Tipo de medida (metros/pies)
-Rango de distancias focales
-Rango de aperturas de diafragma de tu objetivo.
-Cuántos pasos de diafragma deseas que aparezca en la tabla.
-Circulo de confusión (Aquí dependiendo del tamaño del sensor aplicas unos ejemplos que vienen más abajo. Aunque en la práctica, visitando aquí te sale la cifra que has de poner, buscando tu cámara en toda la lista).

*También podéis descargar el programa desde el servidor donde alojaré los archivos a descargar para el blog. Descárgalo desde aquí.

Una vez hecho todo esto, tan solo hemos de imprimir el resultado y llevarlo con nosotros.
Un ejemplo para una cámara Canon 40D con un objetivo Canon 17-85 mm USM es este:

Encontrar la hiperfocal es sencillo.
Mirando la tabla, si usamos nuestro objetivo a 60mm y la apertura de diafragma usado es f/11, vemos que las lineas se cruzan justo en la cifra de 3 metros.
Por lo tanto sabremos que la zona completamente enfocada sería 1,5 metros (hiperfocal/2) hasta el infinito. Con esos datos conseguiremos una fotografía totalmente nítida.

Un truco muy útil es convertir dicha tabla en una imagen. Luego copiamos la imagen en la tarjeta de memoria de la cámara y la protegemos (buscad en las instrucciones de vuestra cámara cómo hacerlo) para así evitar que sea borrada accidentalmente. De esta forma la tabla siempre irá con nosotros a todas partes.

Otra de las formas, para tener siempre una tabla a mano, sería descargar un programa para nuestro móvil e instalarlo.
Los móviles que aceptan la instalación de aplicaciones JAVA son necesarios para este truco.
Os podéis bajar este programa de aquí.
El programa ha sido cortesía de Javier Cuéllar. De él ha sido la idea de traducirlo, corregirlo y compilarlo.
En este link Javier Cuéllar explica cómo instalarlo y las funciones de dicho programa.
En el enlace también tenéis la posibilidad de descargar el programa.

Y por último, los usuarios del Iphone también tenemos una aplicación (de pago) para conocer la hiperfocal desde nuestro móvil.
El programa es el iFotobacus. La podéis bajar desde la Appel Store y cuesta un dólar (al cambio 79 céntimos de euro).
Con tan solo poner la distancia focal, la apertura de diafragma y la distancia a la que está el sujeto (optativo), obtendremos la hiperfocal, límite cercano enfocado, límite lejano enfocado y la profundidad de campo.
Dentro de la configuración del programa tan solo hemos de poner nuestro modelo de cámara, y los parámetros se adaptarán al instante.

Y eso es todo.
Espero haber explicado claramente el concepto de hiperfocal y como nos ayudará a todos a obtener mejores fotografías, y también deseo que los programas que hay en el artículo os sean de ayuda.

Hasta el siguiente artículo.

Enlace interesante


Hoy, al mirar las visitas obtenidas en mi página de Flickr he encontrado una página web que me gustaría compartir con todos.
Es una página que permite hacer búsquedas en todas las fotos de Flickr mediante tags.
Lo interesante es el aspecto visual de la página y su interfaz elegante, sencilla y eficaz.

Tan solo has de poner en la caja de búsquedas el tag (etiqueta) de la foto que estás buscando.
El resultado es una especie de círculo con diferentes etiquetas relacionadas.
En el centro una ventana dónde aparecen las fotos relacionadas en pequeños iconos, que al pincharlos hace que la fotografía salga a mayor escala en otra ventana lateral.
Para traer a primer plano la ventana con los resultados de la búsqueda, deberéis mover la rueda del ratón para traer al frente los iconos de las fotografías.

Este es el enlace http://airtightinteractive.com/projects/related_tag_browser/app/

Probadlo.
Es altamente recomendable.

¿Qué significa ser fotógrafo?


Complicada pregunta.
¿Qué significa ser fotógrafo?.
Unos dirán que es un modo de vida….otros que es una forma de canalizar nuestras inquietudes artísticas.
Quizás un intento de hacer que los demás vean el mundo a través de nuestros propios ojos.

En todo caso, ser fotógrafo implica la búsqueda constante de momentos únicos, íntimos y especiales. Quizás también escenas duras y violentas, por qué no.
Pero toda esa búsqueda acaba con un click.
Un momento maravilloso en que congelamos el tiempo con una imagen.

Los sentimientos que probablemente nos surgirán al ver una fotografía es el mejor ejemplo de qué significado tiene la palabra fotógrafo.
El instante captado, y no otro, nos hará entender la escena sin haberla presenciado. Nos transportará a un lugar lejano sin movernos de casa. Nos hará soñar, reir y llorar, pensar…….Nos hará sentir.

Pondré una fotografía que se ha hecho mundialmente famosa en los últimos días para entender qué pretendo decir.
Esta es la foto.


Fotografa: Monica Szczupider

En la imagen unos chimpancés asisten desolados al traslado de un miembro muerto del grupo. Dicha fotografía ha sido publicada en el número de noviembre de National Geographic.
Pero para entender la foto, explicaré un poco la trastienda de esta imagen.

En la fotografía podemos ver el cuerpo inerte de Dorothy.
Esta hembra de chimpancé perdió a su madre a manos de un cazador. Luego fue vendida como mascota y pasó sus primeros veinticinco años de vida, atada con una cadena en un parque de atracciones.
Fue rescatada y llevada al Centro de Recuperación Sanaga-Yong de Camerún.
El estado en que llegó era lamentable. Estaba falta de ejercicio, al estar inmovilizada tantos años, y su dieta había sido pobre e inadecuada.
Poco a poco se fue recuperando, y a medida que mejoró su salud su bondad afloró.
No tardó mucho en adoptar a un chimpancé huérfano llamado Bouboule, y también entabló amistad con otros miembros del grupo.
Finalmente el 23 se septiembre de 2008, Dorothy, una chimpancé hembra de 40 años de edad, falleció por una insuficiencia cardiaca.

Pero para entender mejor la escena, habría que leer las palabras de la persona que hizo la fotografía:
“Su presencia y su pérdida fueron palpables y afectaron a todo el grupo. La dirección del centro Sanaga-Yong optó por dejar que la familia de chimpancés presenciara el entierro de Dorothy para que, tal vez a su manera, comprendieran que Dorothy no iba a regresar. Algunos chimpancés se mostraron agresivos; otros, frustrados. Pero quizá la reacción más asombrosa fue un silencio casi palpable. Si uno conoce a los chimpancés sabe que son cualquier cosa menos criaturas silenciosas”.

¿Habríamos entendido de igual forma esta historia sin su imagen?. Yo creo que no.
El sentimiento de tristeza en las caras de los chimpancés nos hace entender la magnitud de la tragedia. De su tragedia.
La fotografía nos traslada por unos momentos su dolor.
El dolor por la pérdida de un ser querido.

Todos esos sentimientos que nos afloran, los ha conseguido el fotógrafo al captar la imagen en el momento justo.
Pues amigos……….Eso es ser fotógrafo.

Nube de etiquetas