Espacio dedicado a la fotografía

Entradas etiquetadas como ‘derechos’

Desmontando la no-noticia de Kaosenlared. No hay jurisprudencia.


Hace unos días tuvimos noticia, por mediación de un artículo, de una sentencia que en principio parecía esperanzadora para todos los que practicamos la fotografía.
Dicho artículo afirmaba que una sentencia sentaba precedente legal en el sentido de permitir fotografiar a miembros de las fuerzas del orden.
Ya de entrada me sobresalté pensando “Es que la Ley ya permite fotografiar fuerzas del orden mientras desarrollan sus funciones”.

Esta fue la noticia: http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/35677-se-sienta-precedente-legal-de-que-cualquier-persona-puede-sacar-fotos-aunque-salgan-polic%C3%ADas.html

*Hay que explicar que hay unas ciertas excepciones legales, que se explicaron anteriormente en el enlace que pongo al final de este párrafo, y que ponen de manifiesto que si se pude fotografiar a fuerzas del orden pero con algunas singularidades:
https://fotografiaperfecta.wordpress.com/2010/01/07/articulo-guia-legal-para-fotografos-breve/

Pues bien, pasados unos días de esa noticia comienzan a surgir las dudas acerca de la certeza del artículo. Básicamente porque en un juzgado de instrucción no se puede sentar precedente legal (En Román paladín jurisprudencia), cosa que se afirmaba en el artículo de Kaosenlared.

La jurisprudencia se crea ante sentencias reiteradas del Tribunal Supremo o de tribunales superiores de justicia de las comunidades autónomas, pero jamás ante sentencias de juzgados de instrucción, como es el caso que nos ocupa.

La jurisprudencia se constituye a partir de dos Sentencias que interpreten una norma en igual sentido, emanadas del Tribunal Supremo (órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes, salvo lo dispuesto en materia de garantías constitucionales) y, cuando se trata de ciertas materias de competencia limitada a la Comunidad Autónoma (por ejemplo, Derecho foral o especial), de los Tribunales Superiores de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente.
http://es.wikipedia.org/wiki/Jurisprudencia

Por lo tanto, y en base a nuestro ordenamiento jurídico, el artículo sobre el cual estamos comentando no tiene ningún sentido.

Podremos discutir sobre si es lícito fotografiar/grabar a miembros de las fuerzas de seguridad mientras desarrollan su trabajo, pero lo que no podemos afirmar es que una resolución de un juzgado ordinario pueda sentar precedente, puesto que no es cierto.

La base legal para afirmar que cualquier ciudadano puede fotografiar a las fuerzas del orden la encontramos en la Ley Orgánica 1/1982 y concretamente en el artículo octavo:

————————————————————————————-
Uno. No se reputará, con carácter general, intromisiones ilegítimas las actuaciones autorizadas o acordadas por la Autoridad competente de acuerdo con la Ley, ni cuando predomine un interés histórico, científico o cultural relevante.

Dos. En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá:

a. Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.

b. La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.

c. La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.

Las excepciones contempladas en los párrafos a) y b) no serán de aplicación respecto de las autoridades o personas que desempeñen funciones que por su naturaleza necesiten el anonimato de la persona que las ejerza.
————————————————————————————-

La Ley está clara. Podemos fotografiar a un cargo público, en este caso las fuerzas del orden, durante un acto público o en lugares abiertos al público y eso no depende de ningún juzgado ordinario ni de ningún tribunal.
Los hechos que acaban en los juzgados no suceden por la legalidad o no de las fotografías tomadas a las fuerzas del orden, que ya hemos visto que son legales, provienen del decomiso de las cámaras, detenciones arbitrarias a miembros de la prensa o de agresiones para evitar que los fotógrafos realicen su trabajo.

En definitiva y para finalizar.

El artículo en cuestión que estamos analizando (el de Kaosenlared) no se sustenta por ninguna parte. No hay Ley que impida la captación de imágenes en la vía pública, ni tan siquiera siendo protagonistas las fuerzas del orden.
Por tanto no se puede afirmar alegremente que hay jurisprudencia de algo que no es ilegal.

Vía: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=223021901161303&set=a.188692921260868.42615.188689764594517&type=1

Derechos de autor. El timo de los concursos fotográficos (II)


Hoy vamos a profundizar en el tema del que, hace aproximadamente tres semanas, hablamos en este artículo. Concretamente, expusimos el problema de las claúsulas abusivas que algunas empresas usan en sus concursos fotográficos on-line, con el fin de  apropiarse de los derechos de nuestras fotografías.

En este caso, más que tratar de los concursos fotográficos, vamos a tratar el tema de las páginas web que usan condiciones claramente ilegales y abusivas en sus reglas para alojar nuestros archivos y documentos (evidentemente nos centraremos en la subida de imágenes).

El hecho que me ha empujado a volver a tratar este tema ha sido el encuentro casual con esta página http://www.flickr.com/groups/revistanatgeo/rules/
Tendría escasa importancia si simplemente fuera un grupo de los miles que hay en Flickr, pero la relevancia surge al ser el grupo de la revista NatGeo en España.

Navegaba por la página principal de National Geographic en español, cuando reparé que en el lado derecho había un pequeño apartado llamado Foto del lector. Un apartado que invitaba a entrar con la excusa de tener la posibilidad de enviar fotografías, y que éstas pudieran ser publicadas en la revista oficial de National Geographic.
Un caramelo apetitoso para cualquier aficionado a la fotografía.

Al entrar y leer con detenimiento las condiciones exigidas es cuando saltó la sorpresa.
Sobre todo respecto al fragmento siguiente:

Asimismo se le concede a la Sociedad National Geographic y sus subsidiarios y licencias (NGS) una licencia perpetua, internacional y sin regalías para exhibir, distribuir y reproducir la fotografía —entera o parte de ella— en cualquier medio existente o desarrollado posteriormente con propósitos editoriales, sin ninguna participación ni revisión subsiguiente.

Quien aceptara de buena fe integrarse en el grupo, para subir sus fotografías, y no leyera con detenimiento el texto completo, se encontraría que ha “regalado” su trabajo de forma gratuita.

¿Es ético? No
¿Es legal? Tampoco.

Recordemos que los derechos morales son irrenunciables. Como fotógrafos, nos han de respetar la autoría; y eso supone que nuestro nombre o seudónimo ha de aparecer unida a nuestra obra, además de ser los únicos con la potestad de efectuar modificaciones en ellas.
Como hemos visto, en el fragmento de las condiciones que exige Natural Geographic para unirse a su grupo en Flickr, renunciamos completamente a nuestros derechos sobre nuestras obras.
¿Vale la pena “donar” nuestro trabajo por la ilusión de ver nuestras fotos expuestas?
Mi respuesta es conocida. Un rotundo NO.

Pero no acaba ahí el problema.
No solo vemos como se apropian de nuestras fotografías en concursos o grupos de Flickr, lo asombroso es que también lo pueden hacer desde foros y redes sociales.

Cuando descubrí la maniobra de National Geographic para quedarse con nuestras fotos, me decidí a indagar para buscar más webs que usaran las mismas prácticas, y encontré algunas otras.

En los foros de Warner Bros TV (división latinoamericana), por ejemplo, se apropian directamente de cualquier tipo de archivos que se suban a sus foros y blogs, fotos incluidas, evidentemente.
Esto nos encontramos:

Tal como se especifica en las Condiciones de Uso del Sitio, Usted le otorga a WBTV, sus compañías matrices, subsidiarias, afiliadas y licenciatarios, el derecho de usar y una licencia sin regalías, perpetua, no-exclusiva, para utilizar, copiar, reproducir, mostrar, exhibir, adaptar, modificar, distribuir y promover el Material de Usuario de Usted mundialmente, a través de cualquier medio o forma de comunicación y para cualquier propósito.

En definitiva, perdemos cualquier tipo de fotografía o imagen que subamos al foro, o a uno de sus blogs.

En el caso de no darnos cuenta a tiempo, e intentar defender nuestros derechos, nos veríamos abocados a un laberinto legal. Estaríamos intentando recuperar unos derechos, que la Ley española contempla, pero que en Internet se difuminan peligrosamente.

Por lo tanto, lo aconsejable es leer con detenimiento cualquier servicio al que nos suscribamos. Leer la letra pequeña nos puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza.

Por último, podría haber puesto innumerables ejemplos más, ya que el número de portales, páginas y foros que usan estas prácticas son muchos. Facebook, Tuenti, NBA, Intel, etc.

Haced la prueba. Poned en Google estos términos de búsqueda “licencia perpetua, internacional y sin regalías“.
Os sorprenderá ver las páginas que usan estas argucias para robar nuestras creaciones.


Derechos de autor. El timo de los concursos fotográficos (I).


Día a día estamos comprobando como los concursos fotográficos van proliferando por la red. La gran mayoría consiguen apropiarse de nuestro trabajo de forma gratuita, y así conseguir un banco de imágenes sin invertir un solo euro. Las preguntas son ¿Pueden hacerlo? ¿Es lícita la cesión de nuestros derechos?

Respondamos a las dos preguntas de una forma concisa.
Si, si pueden hacerlo, de hecho lo están haciendo a diario, pero esto no significa que sea lícito.

Ahora pasemos a explicar la razón para que consideremos que ceder nuestros derechos en dichos concursos no es legal en muchos casos.

Derechos morales vs. Derechos de explotación

Como ya comentamos en otro artículo, los derechos morales son irrenunciables e inalienables. Esto marca una línea bastante clara que con frecuencia es traspasada en las bases de los concursos fotográficos.
Si leemos la Ley de Propiedad Intelectual en su artículo 14, observamos como expone con claridad que el autor tiene una serie de derechos que jamás puede ceder o perder.
El autor de una fotografía presentada a concurso, siempre tiene el derecho de hacer que se reconozca su condición de autor de la obra. Esto incluye decidir si quiere que su fotografía le sea vinculada, mediante su nombre, seudónimo o de forma anónima.
Este derecho muchas veces se ve vulnerado en las bases del concurso y el participante comprueba como su fotografía es usada en diversos medios sin que se exhiba su autoría.

Otro de los derechos que se suelen vulnerar es el concerniente a la integridad de la obra.
Este derecho frecuentemente no es respetado y la entidad titular del concurso, modifica y altera la obra sin el consentimiento del autor.

En cuanto a los derechos de explotación, habría que puntualizar y matizar bastante.

Ceder los derechos de explotación si que es legal, pero con las cláusulas abusivas que imponen en las bases de los concursos, cuando menos es cuestionable su componente ético. No parece de recibo que el simple hecho de presentar una fotografía a concurso, permita que una entidad se arrogue absolutamente todos los derechos de explotación de esa obra, y que el participante no reciba ningún tipo de compensación monetaria.
Ya no hablamos durante un cierto periodo de tiempo; el problema es que se apropian de los derechos de explotación durante tiempo indefinido y para todo el globo terrestre (no nos sorprenda que alguna vez veamos una cláusula para todo el Universo).

Conclusiones

Sería aconsejable que todos aquellos que alguna vez han pensado en presentar algunas de sus fotografías a concurso, se lo pensaran mucho y que leyeran con atención todas aquellas cláusulas que se les presentan en las bases.

Sin saberlo, se está creando un banco fotográfico gratuito para empresas sin escrúpulos, ya que por premios ridículos, consiguen hacerse con una inmensa base de archivos fotográficos.

Éstas, no solo están aprovechándose de la ilusión de muchos fotógrafos aficionados, sino que además se están creando gratis un archivo enorme que pueden usar sin pagar ningún tipo de derechos, ni recompensar a sus anteriores propietarios.
Sin olvidar tampoco los daños colaterales de estos comportamientos.
El principal es que los fotógrafos profesionales ven como pierden trabajos al usar las obras de no profesionales sin ningún tipo de remuneración.
El hecho de no leer con cuidado las bases, solo fomenta que nos roben nuestras obras y a los profesionales su trabajo.

De nosotros depende el seguir participando de este abuso.

*Artículo de Maria Rosa Vila que habla también al respecto, y que es necesario leer para aportar luz a este tema http://enfocant.blogspot.com/2010/10/drets-dautor-laspecte-mes-important.html

Artículo: Propiedad Intelectual en fotografía y los derechos de autor.


1-Introducción

Seguro que en un momento u otro nos hemos planteado los derechos que tenemos sobre las fotografías que realizamos y cómo la Ley de Propiedad Intelectual (Desde ahora LPI) resguarda a estos derechos. Pues bien, en este artículo se pretenderá dar una explicación pormenorizada sobre como regula la propiedad intelectual a nuestras fotografías y los derechos que tenemos sobre éllas.

Comencemos explicando que nuestras fotografías son creaciones intelectuales, y como tales, están sujetas a unos derechos.
Para ser definidas como creaciones debemos partir de la base de que nuestras fotos han de tener originalidad y tener una distinción artística.
Para entender esto, debemos acudir al artículo 1 de la LPI que reza así: La propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde al autor por el solo hecho de su creación.

Para tener aún más claros nuestros derechos, debemos acudir a la LPI dónde el artículo 10.1 nos dice: Son objeto de propiedad intelectual todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro….
Y en el apartado h cuando desglosa a qué tipo de obras se refiere, añade el punto que nos interesa:
Las obras fotográficas y las expresadas por procedimiento análogo a la fotografía.

2-¿Obras fotográficas o meras fotografías?

Aquí deberíamos hacer una distinción, ya que no todas las fotografías son obras fotográficas. El artículo 128 de la LPI diferencia entre obras fotográficas y meras fotografías.
En este último caso, sin perjuicio de los derechos sobre estas fotografías que tuviéramos, se entienden como meras fotografías las que carecen de cualquier viso creativo o intelectual.

3-Originalidad de nuestras fotografías

¿Cómo distinguimos más claramente entre obras fotográficas y meras fotografías?
Para establecer si hay obra fotográfica o mera fotografía deberíamos estudiar más atentamente el nacimiento de dicho trabajo.
Hemos de suponer que para considerar a una fotografía como obra fotográfica, la deberíamos valorar como un trabajo complejo, en el que intervienen la creatividad, habilidad, destreza y conocimientos en materia fotográfica del propio fotógrafo.
También que el fotógrafo dé un paso al frente y pretenda crear una obra que vaya más allá de la mera reproducción de un acontecimiento, acto o escena. Sin ese propósito no sería suficiente para considerarla obra fotográfica.
Nos son indiferentes las motivaciones de dicha fotografía, el destino pensado, su valor económico o  su simbolismo. Lo realmente importante, y que nos permitirá distinguir entre obra fotográfica y mera fotografía, es la voluntad inequívoca del autor en crear una obra artística.

Esta es un empresa subjetiva, lo sabemos, pero es la única manera que tenemos de diferenciarlas.

4-Derechos sobre nuestras fotografías

Pasemos a estudiar cuáles son los derechos que le corresponden al autor de una obra fotográfica.
Debemos apuntar que estos derechos no son los mismos para las meras fotografías.
De los derechos que corresponden a las obras fotográficas tan sólo tres son reconocidos a las meras fotografías.
Estos derechos están explicados en el artículo 128 de la LPI. Nos estamos refiriendo a los derechos de reproducción, distribución y comunicación pública.
También debemos añadir que: –Este derecho tendrá una duración de veinticinco años computados desde el día 1 de enero del año siguiente a la fecha de realización de la fotografía o reproducción.
No así como a las obras fotográficas, donde el artículo 26 de la LPI, nos dice: Los derechos de explotación de la obra durarán toda la vida del autor y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento.

5-Derechos del autor de la obra fotográfica

Los principales derechos del autor de la obra fotográfica se podrían dividir en dos, que a continuación pasaremos a desglosar y explicar.

5.1-Los derechos de explotación

La LPI da al autor, en este caso al fotógrafo, el derecho económico en exclusiva sobre su fotografía, atribuyéndole cualquier derecho de explotación, de tal forma que nadie sin su autorización puede lucrarse de su obra.
El fotógrafo, como apunta el artículo 2 de la LPI,  tiene el derecho exclusivo a la explotación de su obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley. Ya que la propiedad intelectual está integrada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición de su obra.

El método habitual de explotar económicamente las fotografías se podría dividir en dos: Reproducción y distribución.

La reproducción

Entenderíamos como reproducción la obtención de copias de nuestra obra. Debemos distinguir entre copia con ánimo de lucro y copia privada, ya que, esta última, al estar exenta de intención de beneficiarse económicamente, no sería de ningún modo ilegal.
También debemos tener claro que, cuando hablamos de copia, nos referimos a copia total, parcial o de parte de nuestra fotografía.

La distribución

La forma más frecuente de distribución sería la venta y puede referirse tanto al original como a las copias.

5.2-Los derechos morales

Los derechos morales los podemos encontrar en el artículo 14 de la LPI. Cabe destacar que estos derechos son irrenunciables e inalienables.

Este artículo de la LPI expresa claramente el derecho del autor a decidir la forma en que se ha de divulgar su obra, determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo seudónimo o signo, o anónimamente, exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra y exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.

Estos serían los principales derechos morales, entre otros, que el artículo 14 recoge en su texto.

Pero además, si desarrollamos un poco el punto 3 de dicho artículo, entendemos que en toda obra fotográfica ha de aparecer claramente la autoría de dicha obra.

También es necesario destacar el derecho de impedir que nadie, bajo ningún concepto, altere ni modifique nuestras obras.
Y, sobre todo, que estos derechos perduran durante toda la vida del autor y setenta años después de su fallecimiento.

6-Derechos sobre la mera fotografía

Como apuntábamos antes, debemos distinguir entre obra fotográfica y mera fotografía.
También señalamos que los derechos que protegen a la mera fotografía están más delimitados y restringidos.

Estas restricciones a los derechos de las meras fotografías se limitan a tres.

-Reproducción

-Distribución

-Comunicación pública

Estos derechos aparecen reflejados en los artículos 18, 19 y 20 de la LPI. Por lo tanto, ni tienen derechos morales, ni derecho de transformación (art. 21), ni tampoco cualquier otra forma distinta de explotación.

7-Duración de los derechos

Como, también, comentábamos antes, la duración de los derechos de explotación de las obras fotográficas rigen durante toda la vida del autor y 70 años después de su fallecimiento (art.26).

8-Limitaciones a esos derechos

A pesar de que hasta ahora habíamos conocido los derechos que todo fotógrafo posee, también hemos de recalcar que existen unos límites que están bien definidos.
Si analizamos el artículo 31.2 de la LPI podemos leer como expone: No necesita autorización del autor la reproducción, en cualquier soporte, de obras ya divulgadas cuando se lleve a cabo por una persona física para su uso privado a partir de obras a las que haya accedido legalmente y la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa.
Todo esto sin perjuicio de la compensación equitativa prevista en el artículo 25. Dicho artículo nos informa de la obligación de compensar de forma justa al creador de la obra fotográfica.

Otra de las limitaciones a los derechos de los fotógrafos son los derechos a la propia imagen (a la imagen de la persona fotografiada).
Pero para no extenderme en este tema, podéis pasar por esta otra entrada donde se explica con suficiente profundidad. https://fotografiaperfecta.wordpress.com/2010/01/07/articulo-guia-legal-para-fotografos-breve/


Y para finalizar, y abundando en uno de los anteriores artículos, y que también podréis ver aquí https://fotografiaperfecta.wordpress.com/2009/11/30/articulo-%C2%BFpuedo-hacer-esa-fotografia/ , otra de las limitaciones que nos podemos encontrar es en el uso posterior de las fotografías.

Se puede efectuar cualquier tipo de fotografía de obras situadas en parques, calles o vía pública, incluso museos, pero siempre con el límite de no tener afán de lucro ni intención de beneficio económico posterior.

Fuente: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rdleg1-1996.html

Artículo: Guía legal para fotógrafos (breve)


1- Fotografías de personas.

a- Aspectos generales:

La imagen de una persona, su representación física, se considera como un dato de carácter personal puesto que permite identificar a la persona concreta. (art. 3 LOPD)

Así lo ha señalado reiteradamente la Agencia Española de Protección de Datos y numerosas sentencias del Tribunal Constitucional, que han establecido que el derecho a la propia imagen atribuye a su titular la facultad de evitar la difusión incondicionada de su aspecto físico, ya que constituye el primer elemento configurador de la esfera personal de toda persona, en cuanto instrumento básico de identificación y proyección exterior y factor imprescindible para su propio reconocimiento como sujeto individual como reconocen las Sentencias del Tribunal Constitucional 231/88, 99/94, y 81/2001 entre otras.

El derecho a la propia imagen aparece regulado en la Ley Orgánica 1/1982 de de 5 de mayo, de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

Esta ley establece que para la toma de imágenes de una persona será necesario su consentimiento expreso (art. 2.2). Con expreso no necesariamente se refiere a escrito, pues una persona que mira a la cámara y conoce y es consciente de la toma de la fotografía se deduce que consiente a la realización de la misma.

Por lo tanto, como regla general no puede fotografiarse a terceras personas, aunque posteriormente veremos los supuestos en que esto es matizable, tal y como se recoge en el artículo 7.5 LO 1/1982 que considera una intromisión ilegítima la captación de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ella, excepto lo previsto en el artículo 8.2.

b- Imágenes de menores:

Como se ha visto es necesario autorización de la persona fotografiada, en el caso de los menores de edad, 18 años, se permite que estos puedan consentir de acuerdo a las condiciones establecidas en el Código Civil. En general a partir de los 12 años (art 159 CC) se puede considerar que pueden prestar el consentimiento a estos efectos.

En el caso de menores o incapaces el consentimiento deberá otorgarse por escrito por los representantes legales del menor y notificado a la fiscalía que deberá resolver en el plazo de ocho días sobre el uso de la imagen del menor.

Esto es, no tanto para la mera toma de la imagen, sino para el consentimiento en el uso posterior de la misma de acuerdo a lo que dispone la LO 1/1982, como por ejemplo con fines publicitarios, al igual que para el resto de las personas.

c- Imágenes “privadas”:

Hay que tener en cuenta a la hora de realizar la fotografía que otra norma que protege la intimidad de las personas, la LOPD, excluye del ámbito de aplicación de la norma los ficheros de datos personales en su ámbito privado o doméstico (art. 2.2), por lo que la mera realización no plantea problemas siempre que las fotografías no se difundan de alguna manera y no seamos profesionales, en cuyo caso deberemos cumplir con lo que establece la citada norma.

También es importante señalar que, lógicamente, está vetada la toma de fotografías en el interior de un domicilio sin consentimiento de la persona o si la misma no conoce nuestra presencia. Sucede al igual que con las grabaciones.

Con carácter general esto se reputa de todos los ámbitos que puedan considerarse privados o susceptibles de formar parte de la vida privada de las personas.

Sin embargo, cuando uno participa de una conversación se despoja de su intimidad para con su interlocutor, así lo han señalado los Tribunales (STS 7-II-1992, 883/1994, 178/1996, 914/1996, 702/1997 y 286/1998):

“[…] la grabación de una conversación que tiene lugar entre dos personas y que uno de los intervinientes desea conservar para tener constancia fidedigna de lo tratado entre ambos, no supone una invasión de la intimidad o espacio reservado de la persona ya que el que resulta grabado ha accedido voluntariamente a tener ese contacto y es tributario y responsable de las expresiones utilizadas y del contenido de la conservación, que bien se puede grabar magnetofónicamente o dejar constancia de su contenido por cualquier otro método escrito. Cuando una persona emite voluntariamente sus opiniones o secretos a un contertulio sabe de antemano que se despoja de sus intimidades y se las trasmite, más o menos confiadamente, a los que les escuchan, los cuales podrán usar su contenido sin incurrir en ningún reproche jurídico.”

Consecuentemente lo mismo podría predicarse respecto de la imagen fotográfica y la persona con la que estemos hablando tome imágenes nuestras.

d- Excepciones:

Aunque el derecho a la propia imagen es un derecho fundamental reconocido por la propia Constitución, artículo 18.1, lo cierto es que la ley orgánica que lo desarrolla preve una serie de excepción al principio general antes señalado.

Así por ejemplo se puede tomar la imagen de terceras personas en la vía pública si se puede apreciar un interés científico, histórico o cultural relevante (LO 1/1982, art. 8.1)

Esto puede darse con ocasión de las exposiciones de fotografías antiguas, de estudios de antropología o como se comentaba, con los concursos de fotografía, por poner un ejemplo de cada uno de los casos que reconoce la ley.

Lógicamente hay que ser capaces, dentro de un marco razonable, de ponderar la presencia de estos intereses y el respeto al derecho a la intimidad.

Así parece razonable que fotografiar a un artesano que se encuentra en plena calle realizando sus labores, como se planteaba pues podría acreditarse un interés en conservar la forma de trabajar artesana concreta y no tanto la imagen propiamente dicha del artesano.

Además lo habitual será que este sea consciente de la toma de la imagen, generalmente realizada a corta distancia por lo que podrá oponerse si considera que sus derechos pueden ser vulnerados.

Otra cuestión sería la entrada en el taller sin su consentimiento y la posterior toma de imágenes.

1- Imágenes de personas de relevancia pública

No se considera intromisión ilegítima la toma de imágenes y su uso posterior de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público. (art. 8.2 LO 1/1982)

Una persona conocida no puede, por tanto, oponerse a que su imagen sea tomada por un fotógrafo, al que si puede hacer una persona anónima en la calle.

Sin embargo, como ya expuse, incluso en lugares abiertos al público se puede considerar la existencia de un espacio de intimidad a respetar como sucede, por ejemplo, con las playas nudistas.

“La confianza en que dicha libertad será debidamente respetada, permite a los seguidores del movimiento nudista desarrollar las actividades que consideran oportunas en la forma que creen más adecuada, configurando así un ámbito de privacidad absolutamente legítimo dentro del cual pueden, perfectamente, decidir si autorizan o no la obtención o la reproducción de su imagen.”

2- Información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público

No se reputa como una intromisión ilegítima la toma de imágenes de terceras personas con motivo de un suceso o acaecimiento público y las personas que aparezcan lo hagan como meramente accesorias.

Es decir que si son las fiestas de un pueblo, lógicamente saldrán personas que participan de la misma, pero su imagen es meramente accesoria respecto de la necesidad de informar de la concentración y por lo tanto sus derechos no se verían vulnerados por esa aparición, ya que lo relevante será el hecho y no la persona que aparece reflejada.

3- Imágenes “accidentales”

Aunque no está expresamente señalado por la LO 1/1982 hay que considerar los supuestos en que por realizarse una imagen a una persona concreta en la vía pública se toma la imagen de una tercera que no ha prestado su consentimiento.

Lógicamente, tampoco se puede impedir que si vamos con la familia a visitar un monumento, como por ejemplo el palacio real o el museo del Prado, esperemos a que no salga nadie al fondo para poder tomar la imagen.

Este supuesto sería enmarcable en el anterior, en el que la imagen de la persona que aparece al fondo es meramente accesoria, si bien podrían darse problemas si la imagen se difunde por internet, ya que en puridad no existe título legal habilitante ni para la toma, ni mucho menos para la difusión. En este caso debería apelarse al sentido común.

En el caso de ámbitos que los tribunales reconocen como especiales, aún estando en la vía pública (las playas nudistas por ejemplo) se debería tener una especial consideración a favor de la intimidad y en supuestos como la fotografía en una fila para un espectáculo como una excepción.

2- Fotografías de lugares:

Uno de los problemas más frecuentes para los fotógrafos son las cortapisas a la fotografía de lugares determinados. Generalmente cuando se fotografía un edificio concreto o una obra arquitectónica.

La fotografía de calles, espacios naturales y de otras formaciones naturales o artificiales no suelen ser problemáticas, así básicamente los problemas aparecen cuando se fotografía algo susceptible de ser considerado una obra en los términos de la LPI.

La fotografía en ese caso, en los términos de la LPI, consiste en un acto de reproducción de una obra y en principio debería contarse con la autorización del titular de los derechos de la misma para poder reproducirla.

Sin embargo nuestra ley permite la reproducción de las obras situadas permanentemente en parques, calles, plazas u otras vías públicas. (art. 35 LPI)

Sin embargo si puede ser problemático acceder a una determinada localización para obtener la fotografía concreta que queremos, pues en este caso chocamos con el derecho a la propiedad y puede sernos exigido un permiso para acceder a la propiedad.

Pero desde la vía pública, se pueden realizar fotografías sin ningún tipo de impedimento.

También el mismo artículo 35 permite que se fotografien las obras que sea con motivo de informaciones sobre actualidad, siempre que se haga en la medida que justifique la finalidad informativa.

3- Derechos del fotógrafo

La ley de propiedad intelectual reconoce la existencia de dos tipos de imágenes tomadas por procedimientos fotográficos, las fotografías (como obras del intelecto) y las meras fotografías, como algo protegido pero que no alcanza el valor intelectual de las primeras.

En las primeras hay un trabajo de la composición y son el resultado de la aplicación de criterios creativos y las segundas son simplemente el disparo de la cámara sin esa intención o cualidad.

Como ven valores difícilmente apreciables que han quedado, por desidia del legislador, al arbitrio de los jueces y tribunales.

En el primero de los casos el fotógrafo es autor con todas las consecuencias previstas en la LPI y en el segundo caso únicamente se le reconoce sus derechos por un periodo limitado a 25 años y únicamente los derechos de reproducción, distribución y comunicación pública, no así por ejemplo el derecho de transformación.

Artículo cortesía de David Maeztu, publicado en su blog http://derechoynormas.blogspot.com/, concretamente en la entrada Guía legal (breve) para fotógrafos

Artículo: ¿Puedo hacer esa fotografía?


Para los fotógrafos aficionados, a veces nos surgen dudas sobre si es legal hacer tal o cual foto. En este texto se te explica con mucha claridad si puedes hacer fotos a aviones, aeropuertos, agentes de la autoridad, en centros comerciales, lugares públicos…

1.- ¿Pueden las fuerzas del orden hacernos borrar las imágenes de nuestra tarjeta de memoria o velar el carrete?

NO. Bajo ningún concepto. El único que puede ordenar la destrucción de la propiedad decomisada es un juez. Y para eso antes tiene que ser decomisada y por tanto constar en un informe y existir una denuncia.
La tarjeta de memoria es propiedad privada así como lo es un carrete. El contenido de la tarjeta de memoria y las fotos de un carrete, además de ser de propiedad privada, están sujetas a la ley de propiedad intelectual.
¿Que hacer si nos pasa? Recordadle al agente que el contenido de la tarjeta o del carrete es de propiedad privada. Ordenar la destrucción de propiedad privada es ilegal. Solo se pueden destruir los bienes decomisados y siempre por orden de un juez tras ser demostrado el delito penal y demostrada la peligrosidad o posible mal uso del bien decomisado. Esa función corresponde exclusivamente a un juez excepto en el caso de armas y explosivos. Eso quiere decir que el borrado de la tarjeta podría ser denunciable por el artículo 508 del código penal, “La autoridad o funcionario público que se arrogare atribuciones judiciales o impidiera ejecutar una resolución dictada por la autoridad judicial competente, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año, multa de tres a ocho meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.”
Acto seguido, dadle vuestros datos, pedidle que os denuncie y que en caso de ser oportuno os detenga, ya que la “resistencia a la autoridad” es lo único que puede alegar y así tampoco podrá (y si lo hace será detención ilegal… ya que no hay delito).
Eso sí… en caso de que no veáis otra salida más que el borrado, dadles la cámara y que ellos pulsen el botón de borrado, porque de lo contrario, podrían decir que lo borrásteis voluntariamente y así cometen el delito contra la propiedad intelectual. Y siempre con testigos, porque un agente de la autoridad tiene presunción de veracidad, es decir, si es su palabra contra la tuya, él gana.

2.- Si estoy fuera del aeropuerto y hago fotos al interior… ¿es legal?
Si es legal. Cualquier prohibición de realizar fotografías en un recinto no es aplicable fuera del recinto, apuntes a donde apuntes la cámara. Si estoy fuera del aeropuerto, puedo hacer fotos a cualquier cosa que se vea desde fuera. Como ejemplo, los guardias civiles*(1) que vigilan el congreso de los diputados. Os invito a cualquiera que sea de madrid a ir y preguntarles.

3.- ¿Es legal hacer fotos a un guardia civil u otra fuerza de seguridad o a alguno de sus vehículos?
Si. Eso no quita que por cortesía, se les debería informar (no pedir permiso, informar). En el caso que estén en acto de servicio en un lugar público, sí que es lícito fotografiarles puesto que son personas en lugar público ejerciendo un cargo público y se aplica la ley 1/1982 artículo 8a.

4.- ¿Puede venir alguien que no se identifique o se identifique como una fuerza de seguridad no española e impedirme hacer fotografías?
NO. Según la ley 2/1986 solamente Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dependientes del Gobierno de la nación, los Cuerpos de Policía dependientes de las Comunidades Autónomas y los Cuerpos de Policía dependientes de las Corporaciones Locales son fuerzas de seguridad y tienen potestad para hacer cumplir la ley.
Los miembros de los cuerpos de seguridad extranjeros en España no pueden aplicar ninguna ley española si no van acompañados de un agente de la autoridad de una de las fuerzas recogidas en la ley 2/1986, y además solo pueden realizar detenciones civiles según lo estipulado en el artículo 490 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, es decir, son ciudadanos normales.
Si os intentan impedir lo que sea y estáis fuera del recinto del aeropuerto, llamad a la policía nacional, local o a los mossos, ya que es su jurisdicción.

5.- ¿Es legal hacer fotos dentro de un aeropuerto?
En contra de la creencia popular que es que no, el caso es que en un lugar público, es legal hacer fotografías puesto que ninguna ley lo impide.
Lo que sí es cierto que muchos organismos hacen, es que es necesario un permiso e incluso pagar una tasa por hacer fotografías en el interior, alegando las molestias, pero eso solo es legal si montas un trípode. Eso por ejemplo lo hace AENA que te cobra 3000 euros diarios por hacer una sesión de fotos en el interior de un avión, o el ayuntamiento de Barcelona que te cobra 359 euros por hacer fotografías en la vía pública si necesitas montar un trípode o luces (en realidad solo lo aplican a publicidad, por suerte). Pero si uno va con la cámara en la mano, en una dependencia pública, puede hacer lo que se le antoje. Curiosidad: las tasas por grabar o hacer fotos en NY son CERO.

6.- ¿Puede alguien ponerme la mano delante del objetivo de mi cámara?
NO. Ni siquiera un agente de las fuerzas del orden a menos que me esté deteniendo. Y si te tocan la cámara, es una AGRESIÓN y es denunciable.

7.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, etc impedirme hacer fotografías en un lugar público?
NO. En ningún caso.

8.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, etc impedirme hacer fotografías en un recinto privado, por ejemplo, un centro comercial?
Tema interesante… un centro comercial es un recinto privado que pertenece a una empresa, pero… mientras está abierto al público y no se requiere de identificación para entrar, tiene la condición de recinto público, así que se aplica el punto anterior.

9.- ¿Entonces, si me dicen que un aeropuerto es de AENA y por tanto un recinto privado y por eso no puedo hacer fotos?
Desde el punto de vista de la propiedad del mismo, puede ser de titularidad privada, pero en las zonas donde no se requiere identificación para entrar, es un recinto público y se aplican las normas como tal. Sí, es así… es decir, podría entrar al Corte Inglés y hacer fotos a todo, porque mientras esté en horario de atención al público y no use un trípode, puedo hacer lo que me de la gana con la cámara.

10.- Entonces, ¿puedo ir por un aeropuerto impunemente haciendo fotos a todo?
NO. No por todo el aeropuerto. Las zonas con acceso restringido NO tienen carácter de espacio público y por tanto, la entidad o empresa propietaria es la que autoriza a hacer fotografías. Eso por ejemplo, afecta a las pistas, que son de acceso restringido. Tampoco se aplica a las zonas en las que debes llevar un título de transporte o billete. Por ejemplo, podemos hacer fotos en el vestíbulo del metro, pero requerimos de autorización una vez pasadas las taquillas. También se requiere autorización, por ejemplo, en el interior del avión o en la puerta de embarque porque no se consideran zonas públicas sino de acceso restringido, aunque ahí la normativa no se suele aplicar.

11.- ¿Puede un vigilante, guardia de seguridad, agente de la autoridad, etc impedirme hacer fotografías desde un lugar público hacia un recinto privado?
NO. Bajo ningún concepto. Sin excepción.

12.- ¿Puede un agente de las fuerzas del orden echarme de un lugar público por estar haciendo fotos?
No. Al menos, no por hacer fotos. Lo que sí puede hacer un agente es aplicar el artículo 19 de la ley 1/1992, que dice “Los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrán limitar o restringir, por el tiempo imprescindible, la circulación o permanencia en vías o lugares públicos en supuestos de alteración del orden, la seguridad ciudadana o la pacífica convivencia, cuando fuere necesario para su restablecimiento.”
Es decir, podrían alegar, por ejemplo, que por razones de “vuestra propia seguridad” debéis abandonar la zona, pero para eso deberían exponeros la razón. Y por cierto, según la ley 1/1992 sobre seguridad ciudadana, a no ser que haya un derrumbe o una pelea o una proximidad peligrosa a una carretera, no pueden echaros.

13.- ¿Y si me dicen que un edificio o avión es una marca registrada o tiene copyright?
En España un edificio o monumento no puede tener copyright. Lo intentó el PP pero no prosperó, porque entonces grabar un travelling por una calle de madrid o barcelona costaría un ojo de la cara en derechos de imagen.
En el caso de un avión, un objeto que tiene una propiedad industrial que está en un espacio público, no tiene ningún tipo de restricción.
En el caso de una marca registrada situada en un espacio público, no existen restricciones.
En el caso de propiedad intelectual, por ejemplo, fotografiar una fotografía de otro, cabe destacar que en ningún caso la toma está prohibida… sí su publicación sin autorización expresa. Pero igualmente no te pueden impedir que hagas la foto.

14.- ¿Puedo realizar fotografías desde el aire en las cercanías de un aeropuerto?
No sin autorización del organismo competente (la DGAC o AENA).

15.- ¿Y si uso una pértiga o un helicóptero RC?
Lo mismo, cualquier objeto que se eleve por encima de la valla del aeropuerto requiere autorización de la DGAC o AENA.

16.- ¿Es un aeropuerto una zona considerada como de seguridad nacional y por tanto no fotografiable?
NO. NO Y NO. No existe en España ninguna ley que prohiba a un ciudadano hacer fotografías desde cualquier lugar público. Incluso podemos hacer fotos de una comisaría o base militar sin restricción ninguna, ya que lo que sea “secreto” o “sensible” no estará ni a la vista del público ni en una zona de acceso público.
Eso sí, si vamos a hacer fotos (al exterior) de un cuartel de los mossos o algo así, es tan simple como entrar, que te tomen nota del DNI y avisarles que vas a hacer fotos. Es decir, no se trata de pedir permiso sino de informar. Todo esto es para que no nos detengan bajo el artículo 576 del código penal, “1. Será castigado con las penas de prisión de cinco a diez años y multa de dieciocho a veinticuatro meses el que lleve a cabo, recabe o facilite, cualquier acto de colaboración con las actividades o las finalidades de una banda armada, organización o grupo terrorista.
2. Son actos de colaboración la información o vigilancia de personas, bienes o instalaciones… (etc etc)”
Es decir, si te identificas voluntariamente antes de hacerlo, no puedes ser sospechoso de nada, y no te pueden impedir hacer las fotos.
Por el contrario, en el reglamento militar sí que existe un castigo para los militares que hagan fotos a instalaciones sensibles, pero es que eso existe porque se supone que sí están autorizados a acceder.

*(1) A día de hoy, la fuerza del orden que vigila el Congreso de los Diputados es la Policía Nacional.

(C) 2008 “Flatline” para Aviadores Virtuales Asociados (www.aviadoresvirtuales.org)
La reproducción total y/o parcial están permitidas expresamente por el autor, siempre que se incluya en la reproducción la leyenda del copyright sin alteración alguna. La alteración del contenido queda expresamente prohibida.

Actualización respecto a las normas que rigen en la toma de fotografías dentro de aeropuertos:

En el nuevo Programa Nacional de Seguridad, vigente desde el 1 de octubre de 2009, se han incluido las limitaciones descritas a continuación respecto a la toma de fotografías y/o grabaciones en el recinto aeroportuario.
Capítulo 2.2.1 – “Está prohibido hacer fotografías y grabaciones con cualquier medio dentro del recinto aeroportuario, salvo autorización expresa de la Autoridad Aeroportuaria, en las siguientes zonas:

Controles de accesos, independientemente del sistema utilizado y si está controlado con presencia de personal de seguridad o no: casetas, puertas, tornos, mostradores, controles, sistema de circuito cerrado de televisión…

Controles de seguridad de pasajeros, tripulaciones y empleados.

Zonas críticas de seguridad tales como: patios de carrillos, vías de servicio, y plataforma. Esta prohibición es específica para el personal con acreditación aeroportuaria que acceda a dichas zonas y que realice fotografías y/o grabaciones con cualquier medio en las que se muestren procedimientos, instalaciones, equipos, etc que puedan comprometer la seguridad de la aviación.”
Por tanto, no son objeto de prohibición las fotografías o grabaciones realizadas en plataforma a aeronaves, vehículos, estacionamientos… como parte de las funciones habituales del trabajador, siempre que no muestren procedimientos, instalaciones, equipos… vinculados a la seguridad aeroportuaria.
“Este apartado es de obligado cumplimiento para pasajeros y trabajadores del aeropuerto, estando exentos de esta prohibición:

El personal de seguridad contratado por el aeropuerto exclusivamente para el desarrollo de sus funciones en el propio aeropuerto.

Los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Aquellas personas que cuenten con la autorización expresa de la Autoridad competente y/o aeroportuaria.”

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: