Espacio dedicado a la fotografía

Entradas etiquetadas como ‘photoshop’

Cómo emular con Photoshop fotografías al estilo daguerrotipo


En el tutorial de hoy aprenderemos a editar nuestras imágenes para emular el estilo daguerrotipo con Photoshop.
Para comenzar, lo más apropiado es explicar que es un daguerrotipo y las razones para que adoptara este nombre.

¿Qué es un daguerrotipo?.

El daguerrotipo fue la primera práctica o técnica fotográfica. Su creador fue Louis Daguerre a partir de las experiencias previas de Joseph-Nicéphore Niépce. Éste último fue la primera persona que creó fotografías tal y como las entendemos, allá por el año 1816, aunque por desgracia no se conservan.
La primera fotografía que si que se conserva es la famosa “Punto de vista desde la ventana de Gras”.

Después de la difusión de esta técnica, y con una gran visión, el gobierno francés compró en julio de 1839 el procedimiento para así asegurarse que todo el mundo lo pudiera usar libremente y sin patentes.

¿En qué consistía esta técnica?

Para conseguir las imágenes se utilizaba como “negativo” una placa de plata pulida. Ya que con una cara era suficiente, se pasó a usar placas de cobre con un solo plano recubierto de plata.
Luego se sensibilizaba la placa mediante la exposición a yoduro de plata y vapor de mercurio.
Una vez conseguido esto, se introducía la placa dentro de una cámara oscura con un orificio. Este orificio permanecía tapado hasta su posterior apertura con el fin de exponer la placa a la luz y así sensibilizar los reactivos.
El gran inconveniente de esta técnica precursora es el elevado tiempo que se necesitaba para sensibilizar los productos químicos añadidos a la placa (entre 30 minutos y muchas horas). Por suerte posteriormente se mejoró la técnica y se consiguió reducir el tiempo de exposición a unos pocos segundos (entre 20-30).

-Uno de los principales problemas que nos encontraremos para emular nuestras fotografías con el estilo daguerrotipo, son las especiales características que tenían esas imágenes.
Ya que eran fotografías con una muy larga exposición, invariablemente nos encontrábamos con zonas desenfocadas debido al movimiento inevitable de los objetos fotografiados.
También deberemos añadir un cierto tono anaranjado/sepia, ya que era el tono que frecuentemente adquirían las fotografías por el degradado de los productos químicos usados para su fotosensibilización.

Ahora pasaremos a explicar los pasos necesarios para imitar el estilo daguerrotipo con Photoshop.

1-Efectuar la imagen

Si pretendemos ahorrarnos trabajo es aconsejable hacer nuestras fotografías con larga exposición, así si conseguimos captar movimiento, por ejemplo con las nubes, el agua, plantas, etc, evitaremos tener que editar zonas concretas de la imagen para conseguir el efecto de movimiento.
Si no hay otra posibilidad, seleccionaremos zonas concretas y podremos aplicar un ligero desenfoque de movimiento para conseguir el efecto.

En este tipo de fotografías el color no es algo importante, puesto que, posteriormente, y como veremos al avanzar en el tutorial, las imágenes serán pasadas a blanco y negro.

Para este tutorial utilizaremos la siguiente imagen como ejemplo:

2-Transformar la imagen a Blanco y Negro

Para ello abrimos Photoshop y cargamos la imagen. La forma en que transformemos nuestra fotografía de color a blanco y negro puede variar. Desde desaturar la imagen a usar la herramienta Blanco y negro.
Si queréis ver los diferentes modos que tenemos para ello, os invito a que leáis el anterior tutorial publicado https://fotografiaperfecta.wordpress.com/2011/02/14/tecnicas-para-convertir-tus-fotografias-a-blanco-y-negro-con-photoshop/

Como comenté anteriormente, si la fotografía que vamos a usar no fue realizada con una larga exposición, es posible que no tengamos ninguna zona donde se aprecie trepidación, movimiento o zonas desenfocadas, pero para ello podemos usar el comando Filtro>Desenfoque>Desenfoque de movimiento para así conseguir el efecto.

Una vez pasada a blanco y negro, y aplicando el desenfoque, obtendríamos una foto parecida a esta:

Apunte:

Para este tipo de fotografías es aconsejable buscar la sensación de zonas “quemadas” tal y como pasaba en los daguerrotipos antiguos. El hecho de ser fotografías de larga exposición provocaba que las zonas claras quedaran frecuentemente sobreexpuestas.
Para conseguir esto, en esta fotografía en particular, he subido los tonos rojos y amarillos y así he dejado diversas zonas sobreexpuestas.

3-Añadir textura metálica

Como comentamos al principio, este tipo de fotografías se efectuaban sobre una placa de cobre con una cara de plata pulida, por lo tanto para dar más realismo a nuestra fotografía, deberemos buscar algún tipo de textura metálica que nos ayude con el efecto.

Os voy a mostrar unos enlaces a diferentes páginas que proporcionan texturas de forma gratuita. Gracias a ellas podremos descargar la textura más apropiada sin ningún tipo de coste.

http://www.highresolutiontextures.com/category/textures
Página con texturas gratuitas y en alta resolución.

http://www.textureking.com/
Un buen número de texturas con gran calidad.

http://zentextures.com/
Texturas variadas.

http://freestocktextures.com/
Galería de texturas de altísima calidad y resolución.

http://cgtextures.com/
Extensísimo número de texturas. Solo el pequeño inconveniente de tener que registrarse.

Hemos de recordar que el paso del tiempo provocaba daños en forma de rayas en el metal, por lo tanto lo más aconsejable es usar algún tipo de textura metálica cuya superficie se vea rayada, dañada u oxidada.

También hemos de recordar que el daguerrotipo al ser fotografía en blanco y negro necesita que la textura sea también así (en blanco y negro) o que la modifiquemos/viremos al usarla.

En este tutorial voy a usar esta textura:

El primer paso es crear una capa nueva y colocar en ella la imagen de la textura deseada.

Si la imagen de la textura es menor que la imagen que queremos transformar no hay problema. Simplemente tenemos que usar el comando Edición>Transformar>Escala y ajustamos la imagen moviendo los anclajes hasta cubrir completamente la fotografía.

Después de esto, pasamos la imagen a blanco y negro y modificamos la opacidad de la capa.
*El nivel de opacidad de la capa es variable y dependerá del acabado final que queramos dar. Además, cabe destacar que podemos conseguir efectos similares si el modo de fusión de la capa lo cambiamos a luz suave, superponer o trama, y luego jugamos con la opacidad final.

El resultado sería algo semejante a esto:

4-Añadir color

Si nos fijamos, todos los daguerrotipos tienen un cierto virado producido por la degradación de los productos químicos usados y por el paso del tiempo en la placa de plata.
Este virado suele ser de un tono anaranjado/sepia.

Para conseguir este efecto podemos usar el comando Imagen>Ajustes>Filtro de fotografía y usar un filtro caliente.
*El tanto por ciento del filtro será aproximadamente de un 85-90% para que el virado sea apreciable.

Después “pintaremos” en una nueva capa para conseguir el efecto de oxidación de la superfície metálica de plata.
Para ello crearemos una nueva capa y usaremos la herramienta pincel. El pincel ha de ser de tamaño grande y con una opacidad de entre 25-35%.

Básicamente usaremos dos tonos para colorear la capa, uno anaranjado y otro azulado.
El anaranjado puede ser f89a11 y el azulado 5e62f5 (Podéis jugar con diferentes tonalidades).
También podéis ir cambiando la opacidad del pincel para así crear diferentes niveles de color en varias zonas.

El resultado final sería una fotografía con diferentes zonas azules/naranjas, y con un fondo sepia muy aproximado a como se veían los daguerrotipos de la época.

Esta es la foto que hemos obtenido hasta ahora siguiendo los pasos del tutorial:

5-Corrección de lente

Cabe recordar que este tipo de fotografías sufrían todas de viñeteado en sus bordes (En este caso de un viñeteado luminoso).
Como bien sabéis, el viñeteado es el oscurecimiento de los extremos de la fotografía por la interposición de algún elemente extraño delante del objetivo. Puede ser producido por el parasol o por trabajar con el diafragma en su máxima apertura.

Para conseguir el efecto tan solo hemos de seguir la ruta Filtro>Corrección de Lente y allí modificamos los niveles de Viñeta y Punto Medio.

Como hemos dicho que los daguerrotipos viñeteaban con exceso de luz en los bordes, moveremos el nivel de Viñeta y Punto Medio a valores positivos. En el caso contrario (valores negativos) oscureceríamos los extremos.

Unos valores aconsejables para este efecto serían Viñeta: entre +15 y +30, y Punto Medio: entre +60 y +80

6-Desenfoque

Para acabar, podemos aplicar un ligero desenfoque gaussiano que le dará un aspecto final más aproximado al que poseían los daguerrotipos originales.

Ahora acoplamos todas las capas y duplicamos siguiendo la ruta Capa>Duplicar Capa.
En esta capa desenfocaremos aplicando el filtro desenfoque gaussiano con la ruta Filtro>Desenfoque>Desenfoque Gaussiano.
Luego movemos el control deslizante de la opacidad de la capa hasta dejarlo entre 15-20%

Y este sería el resultado final:

Y hasta aquí el tutorial. ¡A practicar!

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Daguerrotipo

http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Nic%C3%A9phore_Ni%C3%A9pce

http://es.wikipedia.org/wiki/Vi%C3%B1eteado

Técnicas para convertir tus fotografías a blanco y negro con Photoshop.


En este tutorial vamos a conocer diferentes técnicas, basadas en Photoshop , para poder pasar nuestras fotografías en formato .jpg de color al blanco y negro, y todo esto con unos pocos y sencillos pasos.
*Presupondremos que serán en formato .jpg, puesto que si están en formato RAW las posibilidades de edición se multiplican exponencialmente al poder utilizar para editarlas Camera Raw.

Es posible que a estas alturas muchos os preguntéis: ¿Pero aún hay alguien que no hace sus fotografías en color?.
Pues si, ya que las imágenes en color no han reemplazado a las de blanco y negro, sino que, estas últimas, simplemente se han convertido en manifestaciones artísticas que excluyen el color como recurso.

El principal objetivo de este tutorial es aprender a ejercer el control creativo durante la conversión a blanco y negro.
Esta conversión no se limitará a separar tonos, distribuir la escala de grises o equilibrar la imagen, también será fundamental evaluar a posteriori (en el procesado) si es necesario sobreexponer o subexponer la imagen, para así conseguir unos resultados más satisfactorios.

Una de las formas más sencillas para conseguir una fotografía en blanco y negro es directamente con la cámara de fotos.
Esta es una función que ya está implantada en la práctica totalidad de cámaras que hay en el mercado.
Mi recomendación es descartar este modo de obtener fotografías en blanco y negro.
La razón es bien sencilla. Cuando escogemos la opción monocromo, nuestras cámaras procesan los datos en bruto y descartan toda la información del color. Esta carencia de datos le quita versatilidad al posterior procesado de la imagen con nuestros editores.
Hay que puntualizar que me refiero a trabajar en monocromo y con la imagen en .jpg, ya que si trabajamos en formato RAW, esta información no se pierde en absoluto, y si que sería una opción a estudiar.
Por tanto tendremos que investigar para comprobar si nuestra cámara trabaja en monocromo en RAW, ya que de otra forma sería totalmente desaconsejable.

Ventajas de trabajar en RAW

Un archivo RAW contiene todos los datos en bruto  que captura el sensor y ocupa mucho más espacio que otro en formato .jpg. Absolutamente todos los datos se conservan en el archivo, y esto nos permite trabajar con la imagen, ya sea en color o en blanco y negro.
Si ajustas la cámara en el modo .jpg y en blanco y negro, perderás la posibilidad de guardar ningún tipo de dato de color. Esto es, la cámara guardará la fotografía al instante y solo traspasara a la tarjeta una imagen en escala de grises.
Por lo tanto, trabajad siempre en formato RAW, ya que si no lo hacéis os podréis encontrar con grandes fotografías que a posteriori no podréis editar.

Métodos para convertir a blanco y negro

Pasemos ahora a explicar los diferentes modos de convertir nuestras fotografías a color en blanco y negro mediante el procesado posterior.
Para ello dividiremos los diferentes modos según su “agresividad” respecto a las imágenes finales. Las calificaremos en destructivas y no destructivas.
Los métodos destructivos son los que no se pueden volver a ajustar posteriormente. Una vez hecha la conversión, el único modo de cambiarlo es deshacer la conversión y comenzar de nuevo.
Los métodos no destructivos usan las capas de ajuste. Los cambios realizados se almacenan en capas, y la fotografía original permanece sin cambios.
Esto nos permite seguir modificando la imagen a nuestro gusto, y retocar la capa de ajuste sin alterar el resto.
Al finalizar el procesado se puede acoplar la imagen y convertirla en un solo archivo.

*Un recurso sencillo para evitar el problema de usar métodos destructivos es crear una nueva capa a partir del fondo. Esto nos permite trabajar sobre una capa y modificarla o eliminarla sin afectar al resto del procesado de la imagen.
La ruta para habilitar este recurso es: Capa>Nueva>Capa a partir de fondo.

1-Convertir a escala de grises (destructiva)

Para convertir una imagen a blanco y negro la forma más sencilla es esta. Esta opción cambia los píxeles del archivo por valores de la escala de grises. Photoshop analiza cada uno de los píxeles y aplica un porcentaje del 59% al canal verde, del 30% al rojo y del 11% al azul.

Este es un método rapidísimo pero poco flexible, ya que no ofrece ningún control creativo sobre la conversión de nuestra imagen.

Con Photoshop haríamos:

Imagen>Modo>Escala de grises
-Pulsar en “descartar“.

2-Desaturación (destructiva)

Este otro método es fácil  y rápido. Se trata de la opción de usar la función Imagen>Ajustes>Desaturar.
Este método simplemente descarta el valor de saturación de la imagen.
Otra forma de llegar al mismo resultado es añadiendo una capa de ajuste tono/desaturación y desplazar el valor de saturación completamente hacia la izquierda.
A pesar de se esta última opción (tono/desaturación) un método que nos permite nivelar mediante el desplazador el nivel de desaturación, sigue siendo un método destructivo, ya que seguimos sin tener el control total del procesado de la imagen.

De la misma forma que el método de escala de grises, éste es sencillo y rápido, pero también pierde efectividad al no permitir ningún aporte creativo por parte del fotógrafo.

3-Mapa de degradado (destructiva)

El comando Mapa de degradado adjudica el rango de escala de grises equivalente de una imagen a los colores de un determinado relleno degradado.
Su modo de trabajo es el siguiente:
Una vez especificados los dos colores de degradado, las sombras de la imagen se asignan a uno de los colores de punto final del relleno de degradado, las iluminaciones se asignan al otro color de punto final y los medios tonos se asignan a las gradaciones intermedias.

En este caso como hablamos de pasar la fotografía a blanco y negro, debemos dejar como color frontal el negro, y como color de fondo el blanco.

El mapa de degradado es más versátil ya que nos permite variar los modos de la capa y su opacidad. Esto hace que tengamos bastantes más opciones en el procesado de la imagen.

4-Luminosidad (destructiva)

Este método consiste en reemplazar el modo de color de la imagen de RGB a Lab. El modo Lab presenta la luminosidad y el color por separado, a diferencia del RGB.
Una vez hecho esto, descartamos la información de color borrando las capas a y b.
Para ello, activamos la paleta Canales y borramos ambas capas.

También podemos seleccionar la capa Luminosidad y luego optar por Imagen>Modo>Escala de grises. Esto también eliminará el resto de capas y dejará tan solo la capa en blanco y negro.

De todos los métodos que hemos visto hasta ahora, este será el que mejor resultados nos dará, ya que la imagen en blanco y negro resultante conserva el brillo de forma más natural y neutra.

5-Fusión de color (destructiva)

Esta técnica consiste en  añadir una Capa de ajuste de relleno de color.

Una vez que hemos aceptado en la ventana flotante que nos aparecerá, se nos pedirá que elijamos qué tipo de color queremos usar.
En este caso debemos trabajar con un tono intermedio entre el blanco y el negro (evidentemente ha de ser un tono gris).

Luego en el Modo de fusión de la capa seleccionamos la opción Color.

El resultado sería una imagen excesivamente plana y carente de matices. Como otros métodos, éste no nos permite a penas variaciones dentro del procesado final.

Técnicas no destructivas

Ahora pasaremos a ver los tres modos preferibles para procesar nuestras imágenes. Con estos tres métodos tenemos el control creativo total, ya que podemos modificar las proporciones de los ajustes de cada canal a voluntad.
Al implicar el uso de capas de ajuste, siempre es posible volver al archivo y modificar los ajustes. Por contra las máscaras de capa solo permiten aplicar conversiones locales.

6-Mezclador de Canales (no destructiva)

Con este método tenemos un control más eficaz a todos los niveles. Los innumerables parámetros que podemos modificar hacen de este uno de los mejores y más fiables métodos.

Para ejecutarlo debemos darle a la opción Capa>Nueva capa de ajuste>Mezclador de Canales.

Una vez hecho esto, vemos como a la derecha del editor tenemos diferentes opciones.

En este caso, como deseamos pasar la imagen a blanco y negro, debemos marcar la casilla monocromo. Es aconsejable tener también marcada la casilla previsualizar para así ir comprobando las modificaciones que vamos haciendo.
Al haber optado por monocromo, automáticamente el canal de salida se pone como gris (en caso contrario habrían tres canales de salida. Rojo, verde y azul).
Otra de las opciones que nos ofrece esta función es la de mezclar los canales en base a unos ajustes preestablecidos.

Infrarrojo blanco y negro: Aclara los verdes y oscurece en general los tonos azules.
Blanco y negro con filtro azul: El azul se aclara, se oscurece mucho el rojo y el verde, moderadamente el naranja y con suavidad el amarillo.
Blanco y negro con filtro verde: Oscurece con fuerza el rojo y el azul. Ayuda a corregir tonos de piel.
Blanco y negro con filtro naranja: Oscurece moderadamente al azul y con suavidad al verde. Aclara también al rojo y al amarillo.
Blanco y negro con filtro rojo: Oscurece contundentemente al azul y al verde.
Blanco y negro con filtro amarillo: Oscurece suavemente al azul, aclara al naranja y al rojo y casi no tiene efectos sobre el verde. Es aconsejable para transformar fotografías de paisajes.

Si no optamos por los ajustes preestablecidos, tenemos la opción de modificar cada canal a nuestro antojo. En este caso iremos moviendo el desplazador de cada canal hasta encontrar el resultado más satisfactorio.
Una regla muy recomendable es la de hacer que la suma de los tres canales sea 100. Así conseguiremos un equilibrio mayor en la suma de los canales.

En el caso de no conseguir la cifra de 100, compensaremos la diferencia con el desplazador de Constante. Por ejemplo, si al finalizar el procesado la cifra resultante de sumar los tres canales es 120, desplazaremos la Constante a -20 para equilibrar el resultado final. En el caso contrario, si la suma es menor de 100, por ejemplo 75, la Constante la dejaríamos en +25.
Evidentemente esto son solo cifras aproximadas, ya que cada fotografía es diferente y sería posible encontrar un resultado excelente dejando el total en 110 o en 90.

A este modo de convertir nuestras fotografías a blanco y negro también se llega mediante Imagen>Ajustes pero de esta forma se cambian los valores de los píxeles de forma directa sin que se pueda revisar el trabajo al cerrar el archivo.

7-Capa de ajuste Tono/Saturación (no destructiva)

A este modo de procesado también se le conoce como método Russell Brown, y consiste en añadir una capa de ajuste Tono/Saturación para representar la forma en que la película en blanco y negro registra la escena en monocromo, y otra para filtrar la imagen en color en su conjunto.

Para usar este efecto deberemos crear dos capas de tono/saturación.
Comenzamos siguiendo la ruta Capa>Nueva capa de ajuste>Tono/Saturación. En este momento, acudimos a modificar los valores de saturación de la capa de ajuste, desplazando el valor hasta la cifra de -100, y por lo tanto, desaturando por completo dicha capa.

De nuevo creamos otra capa tono/saturación siguiendo la misma ruta que apuntamos hace un momento. Ahora, a esta nueva capa le cambiamos el modo de fusión a Color y desplazamos el valor de Tono hacia la derecha.
En esta capa también podemos modificar los valores de Luminosidad y Saturación.
Es importante el orden en que tengamos las capas. La primera capa debe ser a la que le hemos desaturado el color y la segunda a la que hemos desplazado el tono hacia la derecha. Si fuera al contrario no observaríamos los cambios en la segunda capa, al estar “oculta” por la primera.

Un ejemplo de este último método:

Esta es la opción, hasta ahora, más aconsejable para convertir las fotografías a blanco y negro. Hasta ahora, puesto que la siguiente, y última opción que trataremos, es la que mayor control sobre la conversión nos permitirá.

8-Blanco y negro (no destructiva)

Y por fin llegamos a la mejor opción para procesar nuestras fotografías de color a blanco y negro.  La forma de usar esta opción es siguiendo la ruta Imagen>Ajustes>Blanco y negro.

Aquí dispondremos de seis barras desplazadoras para modificar los canales rojo, amarillo, verde, cian, azul y magenta.
Además tenemos doce ajustes preestablecidos que nos facilitarán sobremanera el trabajo (filtro azul, filtro, rojo, infrarrojo, densidad neutra, etc).
Si lo deseamos también podemos cambiar el Matiz de la fotografía, y sus niveles de Tono y Saturación. Por poner un ejemplo, si activamos la función Matiz, y ponemos los niveles de Tono a 42 y Saturación a 20, tendremos una fotografía con un bello virado sepia.

Otra opción maravillosa de esta función es la de mantener pulsado el cursor encima de la fotografía. En ese caso Photoshop detecta el color de la zona por donde estamos desplazando el cursor, y se encarga de convertir el canal por nosotros sin necesidad de usar la barra de desplazamiento de la ventana flotante.
Por ejemplo, si desplazamos el cursor encima de un cielo, Photoshop detecta que hay tonos azules y al desplazar el cursor hacia la izquierda oscurece automáticamente el canal azul, y hacia la derecha lo aclara.

Como vemos, esta es la función más completa y que nos permite mayor creatividad. Tenemos el control absoluto de las modificaciones que vayamos efectuando, y sobre todo su manejo es extremadamente sencillo.

Un ejemplo de una foto modificada con este método:

Y hasta aquí los diferentes métodos para convertir nuestras fotografías a blanco y negro. Hay al menos, seis formas más pero no las he considerado importantes ni eficaces como para exponerlas en este artículo.

Para finalizar, sería bueno recordar que cuando usemos métodos destructivos nos aseguremos de trabajar con una copia de la fotografía, ya que si no lo recordamos y guardamos la fotografía procesada, la conversión sería irreversible y no podríamos volver a tenerla en su estado original a color.

Tutorial: Simular grano de película fotográfica con Photoshop


En este tutorial vamos a explicar como añadir un efecto a nuestras fotografías para darles un aspecto semejante a la película de alta velocidad.

Para conseguir la máxima espectacularidad con este efecto, es aconsejable convertir las fotografías de color a monocromo. La forma más rápida es desaturando la imagen (En posteriores artículos explicaremos mejores técnicas para pasar nuestras fotografías a blanco y negro de una forma eficaz).

Pasemos a ver los pasos necesarios.

1-Abrir y convertir.

Abrimos la fotografía escogida y arreglamos todo aquello que sea necesario. Reencuadramos, eliminamos objetos no deseados de la escena, etc.
Una vez hecho todo esto, usamos la función desaturar que encontraremos siguiendo la ruta Imagen>Ajustes>Desaturar

2-Añadir grano

En principio podríamos pensar que la forma más sencilla y eficaz de añadir grano a nuestra fotografía sería con la función Granulado, que encontraremos siguiendo la ruta Filtro>Textura>Granulado, pero no es así.
El problema de usar este filtro es, que a pesar de estar trabajando en una imagen monocroma, le añade color al grano. Esto nos obligaría posteriormente a desaturar de nuevo la capa.

Por lo tanto, y visto el problema, optaremos por usar el efecto añadir ruido. La ruta es Filtro>Ruido>Añadir ruido

En el caso de la fotografía usada para el artículo, he configurado las opciones con el 17% de Cantidad, Distribución Gaussiana y he marcado la casilla Monocromático.

*El valor que pongamos en Cantidad variará en función del resultado final que veamos. Os animo a que juguéis con diferentes cantidades hasta dar con el acabado más idóneo.

3-Desenfoque.

Después de haber añadido ruido a nuestra fotografía, podremos observar como el grano es muy marcado y se percibe excesivamente duro.
Para solucionar este pequeño inconveniente suavizaremos la capa con un ligero desenfoque.

Usaremos un desenfoque gaussiano con radio de 1 píxel, ya que usar una cifra más elevada nos daría un resultado excesivamente desenfocado. La ruta para este efecto es Filtro>Desenfocar>Desenfoque Gaussiano.

4-Perfeccionar acabado.

El grano conseguido ahora es mejor, pero no lo que estábamos buscando, así que aplicaremos una máscara de enfoque a la capa de ruido para perfeccionar el resultado.  Al contrario de lo que podríamos pensar, esta máscara de enfoque no anula el desenfoque anteriormente aplicado, ya que esta máscara suaviza los grupos de píxeles oscuros creados al añadir ruido, y por lo tanto, el enfoque aumenta la definición entre estos píxeles.

Como podemos ver, para esta fotografía he ajustado los niveles a 100% de Cantidad, Radio en 5 y Umbral 4.
*Os vuelvo a recordar que los ajustes son optativos y variarán según las necesidades concretas de cada tipo de fotografía.

Por último, en este punto, os aconsejo reducir la opacidad de la capa de ruido si véis que el grano queda demasiado fuerte, y si por el contrario, queréis marcar más el grano, tenéis dos opciones, cambiar el modo de fusión de la capa de ruido a Luz Suave o Superponer.

5-Acabado final y creatividad.

Ahora os mostraré el resultado final de la fotografía, una vez aplicados todos los efectos explicados.

Por último, también tenéis la opción de darle un tono creativo a la fotografía haciendo un virado sepia. Este efecto dotará a la imagen de un acabado “antiguo”.
Es muy sencillo siguiendo estos pasos que os voy a explicar ahora.

Lo principal es asegurarse de estar trabajando en la capa que duplicamos y en la que añadimos el ruido.
Después seguimos la ruta Imagen>Ajustes>Blanco y Negro.  Una vez abierta la ventana emergente de este efecto, tan solo hemos de asegurarnos de marcar la casilla Matiz, y ajustar los niveles de Tono en 42 y Saturación en 15.

Y el resultado de este efecto sería:

Si deseáis que el efecto sea más potente, tan solo tenéis que usar una cifra mayor en el nivel Saturación. Así el tono final sepia será más marcado e impactante.

Y ahora, y como siempre comento, a practicar. Espero que os haya gustado este último tutorial y que os sirva de guía para mejorar vuestras fotografías.

Photoshop: Desaturación selectiva


Con este artículo inauguramos la sección dedicada a  tutoriales para Photoshop.

Empezaremos con un procedimiento sencillo pero atractivo. La desaturación selectiva.
Con esta técnica, conseguiremos un increible efecto creativo que nos permitirá aislar un objeto/motivo dentro de la escena.

La idea principal es la de resaltar el objeto aislado, dejandolo coloreado respecto al resto de la imagen, que a su vez quedará completamente desaturada.

¿Cómo hacerlo?

Pasaremos a explicarlo en cuatro sencillos pasos.

1-Después de abrir nuestra imagen, el primer paso que llevaremos a cabo será el de crear una nueva capa de ajuste de blanco y negro.

2-Una vez desaturada toda la imagen, nos disponemos a seleccionar la herramienta pincel en modo Normal. Sobre la marcha y según nuestras necesidades, escogeremos el tamaño y la dureza deseada.
También hemos de asegurarnos que el Color frontal es negro y el Color de fondo blanco. Sin olvidarnos seleccionar la capa de ajuste que hemos creado.

3-Llegados a este punto, nos dispondremos a pasar el pincel por las zonas en las que queremos que aparezca el color. En este paso iremos adaptando el tamaño y dureza del pincel para asegurarnos de no “descubrir” las zonas que queramos que permanezcan desaturadas.

4-Ya “descubiertas” las zonas que queríamos, tenemos la opción de modificar el nivel de saturación o hacer una corrección selectiva, para así darle más dramatismo a la escena o simplemente potenciar los tonos que deseemos.

Resultado final

Finalmente, veamos el resultado de este tutorial. Os dejo como ha quedado la imagen utilizada para este artículo, más otra también modificada con esta técnica.

Y hasta aquí este primer tutorial para Photoshop. Ahora a practicar y a disfrutar del resultado de esta sencilla técnica.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: