Espacio dedicado a la fotografía

Entradas etiquetadas como ‘pósters’

El encanto de tocar y palpar tus fotografías


Retomamos el blog para hablar de una costumbre que, con el paso de los años, estamos dejando erróneamente de lado. Y me refiero al encanto de ver nuestras fotografías de forma física. Poder palpar el papel, oler las tintas, disfrutar de las diferentes texturas. En definitiva, tener esas fotografías en nuestras manos.

Me he animado a hacer este nuevo artículo gracias a la simpática casualidad que tuve hace unas semanas con la empresa Saal-digital.

Estaba buscando empresas para pedir muestrarios de papel fotográfico, ya que me había animado a “colgar” en mi casa algunas de las fotografías que realizo. Después de navegar por distintas páginas me decidí a pedir el muestrario de Saal-digital, ya que vi que era muy completo y me ofrecía bastantes opciones diferentes.

Lo curioso es que, y aquí viene la casualidad, mientras buscaba el mail de confirmación del envío del muestrario, descubrí en mi correo otro mail en que se me ofrecía la posibilidad de probar uno de sus productos para evaluar y analizar sus características y acabados (sí, soy un poco trasto con el correo y se me traspapeló).

Y aquí viene el artículo donde intentaré hacer un análisis pormenorizado y objetivo de mis impresiones sobre el producto que solicité para evaluar.

Instalación del programa

Después de entrar en la web de Saal-digital, si bajamos al pie de la página podremos ver dos botones donde nos podremos descargar el archivo de instalación (tanto para Windows como para Mac). En el caso de preferir maquetar tu producto desde su página web o si tienes algún tipo de problema de instalación del programa (cosa que me pasó a mi, pero por circunstancias completamente ajenas a Saal-digital) lo puedes hacer desde aquí.
He de decir que el aspecto y orden de los módulos difiere ligeramente entre la versión web a la del programa una vez instalado, pero eso no conlleva ningún tipo de inconveniente.

No perderé mucho tiempo en explicar la instalación del programa puesto que no difiere en nada de cualquier otro. Se ejecuta mediante Adobe Air y en unos minutos tienes todo listo para empezar a configurar el producto deseado.

El producto

En mi caso elegí el fotolibro 42×28 en tapas y páginas interiores en acabado brillante. Lo preferí así ya que mis fotografías, al ser principalmente de Naturaleza, creí que tendrían un aspecto más espectacular.

Al abrir el programa, lo primero que ves son los diferentes productos que puedes elegir

Saal-digital

Una vez escogido el producto (en mi caso el fotolibro), iremos a la siguiente página de configuración donde volveremos a tener varias opciones.

Saal-digital1

Y allí finalmente escogí el fotolibro

Saal-digital2

 

Por último, tenemos la opción de escoger la cantidad de hojas que necesitaremos para completar nuestro fotolibro, así como el acabado de las tapas y del interior del producto por si preferimos brillo o mate.

Saal-digital3

Una vez completada la configuración general del fotolibro, pasamos a lo verdaderamente interesante. Poner nuestras fotografías 🙂

Ahora veréis el aspecto del programa y pasaré a explicar las principales funciones que podréis disfrutar.

Saal-digital4

 

Tenéis dos formas de colocar vuestras fotografías. Usando una serie de plantillas que os aparecerán en la parte derecha del programa, o bien mediante el navegador, arrastrando directamente a la página en la que la queréis colocar.

En la parte superior izquierda os aparece un navegador para que busquéis en vuestro ordenador las carpetas donde archiváis las fotografías que queréis colocar. Abajo las fotografías que tenéis en dicha carpeta.

Una vez arrastrada la fotografía elegida, el programa os da la posibilidad de redimensionarla, colocarla, recortarla, voltearla, etc.
En la parte derecha del programa podréis ver que también nos da la posibilidad de colocarla de forma más exacta introduciendo su posición por coordenadas, su anchura/altura, grados de rotación, etc.
Abajo tenéis un navegador que os indica exactamente en qué página estáis trabajando y a la derecha varios botones que os dan la posibilidad de editar las fotografías con filtros, marcos, rellenos, efectos y máscaras.

Pero no acaban ahí las posibilidades de edición. También si pulsáis en la fotografía con el botón derecho del ratón os aparecerá un menú contextual que os permitirá tener más opciones creativas para personalizar aún mejor vuestro producto.

Saal-digital5

 

Un detalle a tener en cuenta son las guías que podéis usar para una correcta alineación de las fotografías. Ponéis el puntero encima de las “reglas” y sin soltar arrastráis la guía que se crea para que os sirva de referencia al colocar las imágenes. De todas forma el programa también tiene una ayuda que, cuando movéis una imagen, os indica en el momento que se ha alineado con la más cercana.
Y si no fuera suficiente, cuando pulsáis encima de cada fotografía os indica el tamaño y posición relativa, cosa que os permite compararlo con el resto y ver si están correctamente alineadas.

Una recomendación que os podrá agilizar mucho la confección de vuestro producto es que antes de comenzar a maquetar hagáis una selección de las imágenes que pretendéis usar y las coloquéis en una sola carpeta. Eso os restará mucho tiempo buscando entre carpetas y permitirá un uso más fluido y ameno del programa.

Un pequeño aspecto a mejorar sería la realización automática de copias de seguridad mientras confeccionamos el producto deseado. Yo tuve una pequeña incidencia y perdí lo que había hecho hasta ese momento, cosa que hizo que en el posterior intento guardara “a mano” cada vez que hacía alguna modificación.

Una vez acabado mi fotolibro, pasé a repasarlo para ver si había cometido algún error en la colocación de las fotografías. Cosa bastante sencilla si, como he comentado, pulsáis cada imagen para ver su ubicación exacta dentro de la composición.

Si estáis conformes, tan solo queda pulsar el botón del carrito de la compra para que se inicie el proceso de pago.

Saal-digital6

Aunque si el programa encuentra cualquier tipo de problema nos avisará para corregir los defectos en la elaboración de nuestro proyecto, como podemos ver en la parte superior derecha de la siguiente imagen.

Saal-digitial7

Una vez acabado el proceso de elaboración, pasamos a ver un resumen y una vista previa de cómo quedará nuestro fotolibro.

Saal-digital8

Y ahora si, ya tenemos listo todo y podemos proceder al pago.
Éste es un proceso sencillo y ágil. Podemos pagar con nuestras tarjetas de crédito o con Paypal si así lo deseamos.
Primero tendremos que poner nuestros datos de envío y/o facturación (si son diferentes, ya que si son iguales nos será suficiente con solo poner la dirección a la que deseamos que nos llegue el producto). Luego introducimos nuestros datos bancarios y por último, verificamos que toda la información es correcta.
Una vez todo correcto, procedemos al envío de los archivos vía Internet. Si hablamos de muchos megas y nuestra conexión no es del todo rápida, será un proceso tedioso, por eso os recomiendo hacerlo en algún momento en que no tengáis que hacer uso de vuestro pc. En mi caso, a pesar de ser 132 megas, tengo una buena conexión y la subida fue relativamente rápida.
Cabe destacar que si en algún momento hay problemas en la conexión el programa guarda lo subido hasta ese momento y retoma la subida desde el punto en que se quedó.

El envío

En envío es extremadamente rápido. En mi caso envié el proyecto un domingo por la noche. El lunes entró en producción, y el martes ya estaba en proceso de envío.
El envío es mediante DHL y te proporcionan un número de seguimiento para ver, desde su página, en qué punto se encuentra el proceso.
El problema es Correos. DHL traspasa el pedido a Correos y su funcionamiento, al menos en mi zona, deja bastante que desear. De hecho la recepción se demoró casi una semana por culpa de esto.

Pero pasemos al embalaje.

Embalaje

Por suerte el embalaje resistió perfectamente al “manejo”. Aunque si podéis ver, en Correos, se esmeran escribiendo en los paquetes, ya que el bolígrafo “traspasó” el cartón hasta agujerearlo.

1

Por suerte no traspasó hasta el cartón inferior, pero no me quiero imaginar si en Saal-digital no protegieran bien sus envíos. Toda una suerte.

Una vez quitado el primer cartón exterior, nos encontramos con que, no solo va protegido lateralmente sino que tenemos otra capa de cartón de protección.

2

3
Por último, el fotolibro viene protegido en sus cantos con cuatro molduras rígidas para evitar daños en las esquinas y con dos fundas (una semitransparente acolchada y otra en forma de bolsa con pequeños agujeros para que el fotolibro “respire”).

4

5

Y por fin tenemos el producto en nuestras manos.

El fotolibro

Pues ¿Qué decir?
La calidad es espectacular. Tanto los acabados, el tacto de las páginas, los colores vivos, el excelente aspecto del color negro, etc.
Me ha gustado especialmente el brillo del papel usado. Para el tipo de fotografías de Naturaleza que yo hago es especialmente indicado.
El hecho de ser de una anchura de 42 cm, permite colocar una imagen panorámica de 84 cm aprovechando dos hojas correlativas. Imaginad el resultado final. Una brutalidad si te dedicas a fotografía de Naturaleza.
En cuanto a los colores ¡Qué decir! De una calidad, nitidez y contraste soberbios. Es igual que tu ordenador tenga una pantalla retina de 15 millones de píxeles. No vas a poder disfrutar de esos colores con la misma intensidad que con el resultado que te da este fotolibro en concreto.
Lo cierto es que lo recomiendo con toda sinceridad.
Si estás acostumbrado a ver tus fotografías en tu ordenador, no sabes lo que te pierdes por no tenerlas entre tus manos.

Aquí os pongo unas fotos (disculpad por la calidad, pero si queréis verlas bien entrad en mi página de 500px) para que os hagáis una idea del aspecto final del fotolibro. Sencillamente brutal.

6

7

8

9

Mi resumen final

Saal-digital ha conseguido enamorarme. La facilidad en la elaboración de cualquier producto (no solo hice mi fotolibro sino que también simulé la confección de otros productos para comprobar la facilidad o no de su programa), el hecho que puedes optar por elaborar tu proyecto desde su programa o desde su página web, poder maquetar desde InDesign o Photoshop, poder exportar en formato .pdf para comprobar el resultado final, sin marcas de agua (excepto un pequeño e insignificante código en la contraportada que ni se ve), la rapidez de envío, la calidad del acabado final, la gran cantidad de tipos de papel que podemos utilizar*, los precios tan ajustados viendo los acabados tan profesionales, el excelente embalaje, etc, etc.

En definitiva, es una empresa totalmente recomendable.

Solo un pero, que ya apunté anteriormente; creo que sería altamente recomendable implementar dentro del programa un sistema de copia de seguridad automática para que, mientras elaboramos el producto, se fuera guardando. No es nada agradable comenzar un proyecto y a medias suceda un problema (ya sea de conexión, de la red eléctrica, del propio ordenador, etc) que conlleve la pérdida de todo el trabajo.

*También me gustaría hablar un poco del muestrario recibido. Tienen una excelente catálogo para todo tipo de gustos y proyectos.
Personalmente me han encantado el Kodak Professional Endura Metálico de 240 g/m² y el Fujifilm Crystal Archive DP II Professional Flex de 255 g/m².
Tienen muchísimos más acabados. Os recomiendo que solicitéis su catálogo. Cuando lo solicité yo costaba 10€ pero incluía un cupón del mismo importe al realizar un pedido posteriormente. Por lo tanto si hacéis alguna compra, automáticamente podéis descontaros el precio del muestrario.
Si os animáis, aquí tenéis el enlace para solicitarlo https://www.saal-digital.es/servicio/muestrario/

Y nada más. Hasta aquí el nuevo artículo. Espero que os haya sido interesante a todos los lectores del blog.

Anuncios

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: